La Generalitat favoreció a 28 empresas que financiaron la fundación Trias Fargas

stop

Las contratas se relacionan con las aportaciones

23 de octubre de 2009 (13:08 CET)

Un total de 28 empresas que donaron a la fundación Trias Fargas de CDC recibieron contratos de la Generalitat cuando este partido gobernaba. Lo explica el diario el País, que vincula directamente las donaciones a la fundación a la financiación del partido de Pujol.

Entre los años 2002 y 2005, 34 empresas aportaron dinero a la fundación Trías Fargas. Además también hicieron donaciones dos fundaciones, la Puig y la del Orfeó Català, que presidia Fèlix Millet. El diario indica que de las 34 empresas, 28, es decir, el 82%, se vieron beneficiadas por decisiones de la Generalitat entre los años 2002 y 2003, años en qué el presidente era Jordi Pujol y el conseller en cap era Artur Mas.

De la documentación consultada por el diario se desprende que la mayor parte de las empresas donantes eran constructoras con contratas del gobierno de la Generalitat, laboratorios farmacéuticos proveedores del Departament de Salut o de sociedades que prestaban servicios a la Generalitat. Entre los años 2002 a 2005 las donaciones a la entidad vinculada a CDC sumaron 2,1 millones, aproximadamente la mitad fruto de aportaciones de empresas constructoras de obra pública. El articulo destaca que muchas de dichas sociedades vieron reducidos sus contratos cuando cambió el color político de la Generalitat.

El periódico pone ejemplos de concesiones consideradas favorables a algunas empresas. Así, afirma que en septiembre de 2003, tres meses antes de las elecciones que supusieron el cambio de signo político en la Generalitat, el gobierno de CiU aprobó una ampliación de ocho años de las concesiones de las dos empresas que realizaban la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). A esas dos concesionarias les vencían los contratos el 2006 y vieron ampliados los plazos de explotación de los servicios hasta el 2014. Las empresas titulares eran Applus, entonces en el grupo Agbar y RVSA. Ese mismo año, afirma el País, Agbar dio 90.000 euros y RVSA aportó otros 48.000 euros a la fundación de CDC. No repitieron donaciones en los años posteriores.

La publicación establece nexos causa-efecto entre decisiones del gobierno de CiU y aportaciones a la fundación Trias Fargas. Así afirma que la ampliación de las pistas de esquí de Baqueira, propiedad de Catalana Occidente, se consiguió en 2002 después de tres años de oposición ecologista y reticencias de la Generalitat. En mayo de 2002 el gobierno de Pujol aprobó construir 17 pistas en parajes naturales de gran belleza en el Pallars Sobirà. Pocos meses después, en 2003 empezaron las obras y aquel año Catalana Occidente aportó 60.000 euros a la fundación. El año siguiente aportó 60.000 euros más.

En el mismo sentido, las empresas Motorsol y Autolica, dedicadas a la venta de coches, obtuvieron en 2002 un contrato a medias con la Generalitat para suministrar vehículos a los Mossos d'Esquadra, valorado en 2 millones de euros. Estas mismas empresas aportaron aquel año 5000 euros cada una a la fundación de CDC, gesto que no volvieron a realizar.

Por lo que se refiere a constructoras, se indica que las tres primeras adjudicatarias de obras de la empresa pública Gisa, FCC, Copisa y Comsa, fueron también donantes la fundación de CDC. La primera dio 60.000 euros, la segunda la misma cantidad y la tercera, a través de tres filiales donaron 160.000 euros a la entidad entre 1999 y 2003. De Comsa se ha de puntualizar que la familia propietaria, los Miarnau, han sido siempre simpatizantes del partido de Pujol. Estas empresas han visto reducidos notablemente los encargos desde la Generalitat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad