La Generalitat y Pimec abren el grifo del crédito

stop

CONVENIO

El presidente de Catalana d'Inciatives, Josep Ramon Sanromà (D)

15 de julio de 2011 (16:25 CET)

El Institut Català de Finances (ICF) y la patronal catalana Pimec han firmado este viernes un acuerdo de colaboración para las pequeñas y medianas empresas de Catalunya como respuesta a la demanda de financiación. El consejero delegado del ICF, Josep Ramón Sanromà y el presidente de Pimec, Josep González Sala, han firmado un acuerdo mediante el cual se pondrá a disposición de las pymes catalanas nuevas líneas de financiación por valor de 2,200 millones. Además, con este convenio, Pimec se convertirá en la primera promotora financiera del ICF.

“Todo lo que hagamos para el tejido de las pymes será poco. Advertimos a las empresas que no se queden paradas a la hora de obtener financiación y que tienen que buscar otras vías que demuestren una buena voluntad y pensar en reestructurar las financias y los recursos propios”, ha señalado Josep González.

Mejorar la capitalización de las compañías y ayudar a los bancos y cajas y ofrecer grandes líneas de financiación a nivel económico y de riesgo, son los objetivos básicos de este convenio que se llevará a cabo durante este año.

El consejero delegado del ICF ha destacado que “la capacidad de acceso de crédito por parte de las empresas es muy limitada porque los bancos y cajas no tienen suficiente capital ni capacidad para asumir riesgos”. Por esta razón, este acuerdo pretende ayudar a las pymes ofreciéndoles créditos añadidos al de los bancos y disminuir, así, parte del riesgo que tienen. “Nuestro efecto es multiplicador. Damos soporte a las entidades financieras reduciendo el riesgo al 50%”, ha subrayado Sanromà.

Además, el ICF ha ampliado su canal de distribución hacia las pymes que facturen entre cero y 50 millones de euros, alrededor de 230.000 empresas de Catalunya que emplean a más de 2,5 millones de trabajadores.

Líneas de financiación

Los 2.200 millones que se destinará a ayudar a las pymes se repartirán en seis líneas diferenciadas. La primera de ellas se dedicará a la innovación y desarrollo de las empresas y contará con 500 millones de euros, a la que se une otra línea de capitalización, 200 millones, para aquellos empresarios que no tengan suficientes recursos y requieran de una financiación que los bancos no les pueden ofrecer.

Por otra parte, otros 650 millones se asignarán a avales, 300 servirán para facturar pequeños préstamos a partir de 10.000 euros y los 600 millones restantes irán destinados a la línea de internacionalización que se extenderá hasta el 2012, con la finalidad de que las empresas catalanas sean más competitivas a nivel mundial.

Ayuda personalizada


El objetivo de Pimec como promotor financiero será ayudar a las pymes a conseguir créditos para financiar sus proyectos y hacer de intermediarios entre los productos que ofrece el Institut y las empresas y autónomos que busquen financiamiento. Estos rasgos diferencian el papel de Pimec de otras figuras similares como la del asesor financiero de las patronales francesas.

De esta manera, Pimec no tendrá capacidad de decisión en relación al crédito y tan sólo ayudará en su petición. Después, será el ICF quien decida si acepta el crédito o si es necesario escoger 'un banco que aumente' la línea de financiación y reparta el nivel de riesgo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad