La inestabilidad de Italia presiona a Rajoy para pedir el rescate

stop

FINANCIACIÓN

Manel Manchón

Los líderes europeos --Rajoy y Monti incluidos-- en la entrega del Nobel de la Paz. EFE / Diego Crespo
Los líderes europeos --Rajoy y Monti incluidos-- en la entrega del Nobel de la Paz. EFE / Diego Crespo

10 de diciembre de 2012 (20:51 CET)

Es la política, no la economía. Es una máxima que se ha olvidado. Y cuando hay inestabilidad política, los mercados responden y castigan a los gobiernos.

Es lo que ha pasado en Italia, con la noticia de la dimisión del primer ministro Mario Monti. A esa decisión, obligada, porque se trata de un gobierno técnico que no ha sido elegido en las urnas, se suma el anuncio de Silvio Berlusconi de presentarse de nuevo como candidato a la jefatura del gobierno italiano.

Las elecciones se celebrarán en dos meses, un tiempo suficiente para que se produzca un incendio en los países periféricos que arruine todos los esfuerzos realizados hasta ahora.

Prima de riesgo más elevada


La prima de riesgo italiana se ha disparado este lunes, pero también la de España, que ha alcanzado, respeto al bono alemán a diez años, los 435 puntos de diferencia. Finalmente, la distancia, con el cierre de los mercados, se ha quedado en 429, con una rentabilidad del bono a diez años del 5,58%, un 2,55% más que en la última sesión.

Esta nueva situación, que, según los analistas consultados, se podría mantener y recrudecer en las próximas semanas, obliga, ahora sí, al Gobierno español a tomar una decisión.

Aunque los analistas habían mostrado una cierta sorpresa, de forma grata, por la gestión de Rajoy en los últimos meses, con el Tesoro colocando deuda en los mercados, ahora consideran que ha llegado el momento decisivo. Rahoy “debería pedir el rescate”.

¿Qué supone, ese rescate? ¿Es un estigma únicamente político, del que huye Rajoy?

Financiación de las empresas

Daniel Pingarrón, analista de IG, ya no tiene dudas. “El Tesoro se ha sentido cómodo financiando deuda con una prima de riesgo en la frontera de los 400 puntos, pero se trata de un interés muy alto, que puede ir a más, y que repercute, no sólo en la deuda del Estado sino en la financiación de las empresas, que acuden a los mercados, y no es sostenible”, asegura.

Este analista considera que pedir el rescate “no comportará más ajustes, porque la Comisión Europea es muy consciente de la situación”.

El BCE, en marcha

En la práctica, pedir el rescate supondrá que el BCE active su plan de compra “masiva” de deuda en los mercados secundarios, como lo anunció el propio presidente del organismo, Mario Draghi. Y ello podría relajar, según Pingarrón, la prima de riesgo hasta situarla entre “los 250 o los 300 puntos básicos”.

¿Coste? “Entendemos que sólo es un coste político, de imagen”, añade Pingarrón.

A cambio, en todo caso, la Comisión Europea podría exigir que la edad efectiva de jubilación sea los 65 años, y no antes. Y que las pensiones se dejen de revalorizar en función del IPC, algo que, por otra parte, ya ha hecho el Gobierno del PP, al no asumir, para el conjunto de todas las pensiones, el incremento de este año del coste de la vida.

Baza moral

Todos los actores económicos presionan a Rajoy. Y ahora también los analistas, que no ven posible que se mantenga la estrategia del presidente del Gobierno. Esta vez, España se ha visto penalizada por Italia, “y gana una baza moral”, según Pingarrón, porque las inestabilidades vienen de fuera.

Julián Lirola, analista de Self Bank, recuerda que las turbulencias que llegan desde Italia llegan en un momento muy complicado para España. Y es que el Tesoro español “intentará captar” este martes entre 2.500 millones y 3.500 millones de euros en letras a 12 y 18 meses.

Los analistas de Saxo Bank dejan claro que la situación de Italia lo cambia todo. Y que “el nuevo foco de incertidumbre” es lo que “menos se necesita ahora”.

Reino Unido y Estados Unidos, ¿rescatados?


Los mercados temen a Berlusconi, después de que Monti hubiera logrado la relajación de la prima de riesgo y del bono a diez años, la referencia para comprobar la salud financiera de los países de la zona euro.

Pingarrón concluye con una aseveración: “el rescate no comporta una línea de crédito, sino la oferta de una mayor confianza al inversor, porque el BCE está detrás, y, puestos a estigmatizar, podríamos decir que también el Reino Unido y Estados Unidos están rescatados, porque sus bancos centrales compran sus deudas soberanas”.

Rajoy ya tiene todos los elementos. Ahora le toca decidir.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad