La locomotora alemana frenó en seco en 2009

13 de enero de 2010 (18:34 CET)

La economía alemana sufrió el año pasado la contacción más grave desde el final de la II Guerra Mundial. A pesar de los síntomas de recuperación en la parte final del año, el PIB alemán cedió un 5% en 2009, cifra que contrasta con el crecimiento del 1,3% registrado en 2008.

Las cifras oficiales confirman las estimaciones previas del Gobierno y de la mayoría de los expertos. “Alemania, como nación exportadora, ha sido especialmente golpeada por la recesión mundial”, explicó el presidente de la oficina estadística, Rodereich Egeler. La caída del PIB se debió ante todo a la bajada de las exportaciones -de un 14,7%- mientras que el consumo interno dio impulsos positivos a la coyuntura.

Hasta ahora la recesión más grave de la historia de la postguerra en Alemania se dio en 1975, como consecuencia de la crisis del petróleo, y entonces el PIB tuvo una caída del 0,9%. Con ello, la caída generada por la crisis actual ha quintuplicado los efectos de la recesión de los años setenta. En 2008, el PIB alemán había crecido un 1,3%.

Pese a la gran caída del PIB -que en buena parte es vista como consecuencia de la crisis financiera y económica mundial-, en la segunda mitad del año ya se dieron algunos síntomas de mejoría después de que a finales de 2008 y en el primer trimestre de 2009 la economía parecía caer en picado. Ya en el segundo trimestre, el PIB tuvo un aumento del 0,4% y en el tercer trimestre el aumento fue del 0,7%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad