La lucha de clases llega al IRPF

10 de junio de 2010 (09:52 CET)

Extremadura y Andalucía, dos comunidades gobernadas por el PSOE, han anunciado que seguirán el ejemplo del gobierno catalán y subirán el tramo autonómico del IRPF a las rentas más altas. Claro que esta categoría también varía en función del nivel de vida de cada autonomía. Así, mientras en Catalunya se consideran rentas altas aquellas que superan los 120.000 euros anuales, en el caso de Extremadura el incremento se aplicará a la rentas de más de 60.000 euros, mientras que en Andalucía, a las de más de 80.000.

En Extremadura, el tramo autonómico del IRPF se incrementará en un 0,5% para rentas superiores a 60.000 euros; en un 1% para rentas de más de 80.000 euros; y en un 2% para las que superan los 100.000 euros; mientras que para rentas de más de 120.000 euros, aumentará un 3%, pasando en este caso del 43 actual al 46%.

Y en Andalucía, la subida del IRPF afectará a las rendas superiores a 80.000 euros anuales. Se establece un porcentaje del 22,5 para bases entre 80.000 y 100.000 euros anuales; del 23,5 por ciento entre 100.000 y 120.000 euros; y del 24,5 por ciento para más de 120.000 euros, lo que supone un incremento de uno, dos y tres puntos, respectivamente.

Recordemos que, en Catalunya, se creará un nuevo tramo para las rentas superiores a 120.000 euros, que verán aumentado el tipo del 21,5% a1 23,5% y otro para las mayores de 175.000 euros, que se gravará con el 25,5%.

Además, en Extremadura, el gobierno autonómico anunció un total de doce medidas fiscales que acompañarán a los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2011. Entre ellas figura también un incremento del 15% en el impuesto sobre los depósitos bancarios. También se llevará cabo una modificación del impuesto de transmisiones patrimoniales para inmuebles de valores superiores a 240.000 euros.

Y, en Andalucía, la Junta también creará un nuevo impuesto sobre los depósitos de las entidades de crédito con presencia física en Andalucía para "gravar el stock" y alcanzará un 0,3 por ciento hasta 150 millones de euros en depósitos; un 0,4 por ciento hasta 600 millones y un 0,5 por ciento para más de 600 millones.

Tanto en Extremadura como en Andalucía se impondrá también el llamado céntimo sanitario, que encarecerá el precio de los combustibles y que irá destinado a pagar los gastos de la sanidad pública.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad