La marca blanca rebaja hasta un 63% los sueldos del sector agroalimentario

09 de diciembre de 2009 (17:30 CET)

La expansión de las marcas blancas en los lineales de los supermercados españoles ha tenido consecuencias positivas para los consumidores pero negativas para los trabajadores del sector agroalimentario. La oportunidad de que los compradores paguen menos por unos alimentos de calidad razonable sólo se consigue cuando se ajustan los costes de producción y transporte de estos productos.

Y una de las cosas que se recortan es el sueldo de los trabajadores de empresas que fabrican para las marcas blancas. Según el sindicato CCOO de Catalunya, los empleados de estas compañías cobran hasta un 62,89% menos por hora que los empleados de fabricantes con marca propia y de prestigio.

En un estudio elaborado en seis sectores de la industria agroalimentaria catalana, se constata que un oficial de primera de producción de marca blanca cobra un 62,89% menos por hora como salario base que uno de marca propia en el sector de la panadería industrial; un 45,76% menos en cacaos solubles; un 44,77% menos en aguas envasadas; un 29,58% en vinos y cavas; un 14% menos en industrias cárnicas, y un 12,35% en industrias lácteas.

"Estas diferencias se dan en toda España, no sólo en Cataluña", ha explicado el secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO de Cataluña, Miguel Ángel Domínguez. "La guerra de precios que se está dando en la distribución -ha añadido- la acaban pagando los trabajadores del sector agroalimentario, algo que se agravará cuando, como prevé la mayoría de expertos, crezca la marca blanca".

Con todo, el estudio detecta un aumento del número de fabricantes de marca propia y de prestigio que también producen marca blanca, y un incremento de empresas que se dedican a elaborar marca blanca. Algunos de los fabricantes de marca de prestigio encuestados consideran que su límite de producción de marca blanca está en el 40%, y que es aconsejable diversificar las marcas de distribución para las que se produce.

CCOO considera que las marcas propias generan una mayor fidelización del consumidor, y que entrañan un menor riesgo de deslocalización y de pérdida de empleo. Añade que no sólo presentan mejores condiciones económicas para los trabajadores, sino también laborales y sociales.

El sector agroalimentario es el primer sector industrial de Catalunya con el 16% del total de la producción, y la primera industria agroalimentaria de España, con el 25% del total de la facturación del país.

En empleo ocupa el segundo lugar de la industria catalana, con 80.000 trabajadores, de los que 60.000 corresponden al sector ganadero y sus industrias asociadas. Si se suman todas las empresas auxiliares, la cifra de empleos del sector agroalimentario catalán alcanza los 126.000, según el observatorio europeo de clústers.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad