La mayoría de las cotizadas suspende, un año más, por su información al accionista

stop

INFORME 'REPORTA'

Bolsa de Madrid

02 de noviembre de 2011 (17:54 CET)

Las empresas españolas que cotizan en bolsa no logran el aprobado cuando se valora la información pública que ofrecen al mercado. La nota media que obtienen las 113 empresas que configuran en el índice general de la Bolsa de Madrid es de 45,8 puntos sobre un máximo de 100, solo cuatro décimas más que en 2010. Esta es la principal conclusión del informe Reporta 2011 que ha sido presentado este miércoles.

Ninguna de las 113 empresas estudiadas alcanza la calificación máxima, triple A, a la hora de informar a sus públicos y sólo siete logran calificarse como doble A. Estas firmas son Iberdrola, Enagás, Red Eléctrica, Repsol, Endesa, Banco Santander y Gamesa.

Las empresas del Ibex 35 son, como cabía esperar, las que mejor hacen sus deberes de informar. Las empresas de mediana y pequeña capitalización son en general las que peor reporte realizan.

Suspenso en RSC

De hecho, los 10 primeros puestos de la clasificación general están copados por empresas del Ibex. Sin embargo, tres empresas de ese índice se encuentran en los puestos de cola. Se trata de Grifols, Acerinox y Técnicas Reunidas.

Pese a la pujanza teórica de la disciplina, destaca también el bajo nivel de reporte que acreditan las cotizadas en temas de responsabilidad social corporativa (RSC). La nota media en este terreno es de suspenso y sesga claramente a la baja la puntuación global en el capítulo de transparencia.

Las petroleras mejoran

Analizado por sectores, las de petróleo y energía copan los cinco primeros puestos de la clasificación del estudio en 2011, mejorando en 4,3 puntos su posición del año pasado. Por el contrario, las sociedades del sector de alimentación son las que peor informan, con una media de solo 21,6 sobre 100. Es decir, 10 puntos menos que en 2010.

El informe Reporta analiza la información obligatoria y voluntaria que las empresas ponen a disposición de sus accionistas con motivo de la junta general.

La metodología utilizada se basa en un conjunto de indicadores agrupados en tres grandes bloques, el de transparencia, que mide la calidad de la información financiera y ASG (ambiental, social y de gobernanza), el de adecuación, que mide la correspondencia de esa información con las demandas y necesidades de los grupos de interés, y el de accesibilidad, que valora la facilidad con la que se puede llegar a la información.

El estudio, promovido por la agencia de comunicación financiera y reputación corporativa Deva, cuenta con una metodología propia y ha sido elaborado por un panel de expertos independiente, donde se encuadran profesores del Instituto de Empresa y de la Uned.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad