La OCDE lo ve peor, y el gobierno español discrepa

stop

La economia española caerá al 4,25% este año

Sin título

06 de agosto de 2009 (12:35 CET)

Jarro de agua fria: la economía española caerá un 4,25% en 2009 y un 0,9% en 2010, año en el que el paro alcanzará al 19,6% de la población activa, la inflación se situará cerca de cero y el déficit público supondrá el 9,6% del PIB, según el informe sobre Perspectivas Económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dado a conocer este  jueves 6 de agosto.

   La OCDE rebaja así sus previsiones para España y empeora igualmente las cifras del Gobierno que el pasado 12 de junio auguraba para este año una contracción del 3,6% y del 0,3% en 2010 y una tasa de paro del 18,9% el próximo año tras cerrar 2009 con un 17,9%.

   La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Elena Salgado, defendió no obstante sus previsiones y atribuyó el mayor pesimismo de la organización con sede en París al hecho de que, a su juicio, no tiene suficientemente en cuenta el peso de las exportaciones este año y el repunte del consumo en 2010.

Salgado ve brotes verdes
  "Creemos que nuestras previsiones son mejores, en el sentido de que en 2009 valoramos más que la OCDE la importancia que tendrán las exportaciones", destacó la ministra en rueda de prensa tras participar en la reunión ministerial de la OCDE.

   El Gobierno es también algo más positivo con respecto al empleo y respecto al consumo porque baraja que en 2010 se puede recuperar o al menos desacelerar la caída.

   Así pues, para Salgado el descenso del 0,1% que augura la OCDE "tiene un sesgo a la baja" porque, según indicó, la confianza de los consumidores está mejorando y la renta disponible está creciendo por efecto de la reducción de las hipotecas o de algunos impuestos.

   La vicepresidenta piensa igualmente que el momento más agudo de la crisis "ha pasado o está pasando" y que, aunque sigamos decreciendo, se hará "de manera más lenta". "En 2010 tendremos estabilización primero y luego crecimientos positivos, pero serán débiles", lo que impedirá que el crecimiento interanual sea positivo, explicó.

   "La palabra brotes verdes se ha utilizado más de una docena de veces a lo largo de las intervenciones y todos estamos convencidos de que esas pequeñas señales positivas necesitan consolidarse", agregó la vicepresidenta.

   En todo caso, la OCDE aventura que el PIB español seguirá contrayéndose por la falta de dinamismo de la inversión y el consumo, aunque el ritmo de la caída se atenuará a partir del segundo semestre de 2009. El paro aumentará más lentamente, pero se situará probablemente en el 20% en 2010 y la caída de la demanda interna, unido a la bajada en el precio del petróleo, llevará el déficit por cuenta corriente al 5,25% del PIB.

   Por otra parte, la organización pide retirar en 2010 la mayoría de las medidas de estímulo adoptadas este año por el Gobierno central para relanzar la economía, que han supuesto el equivalente al 2% del PIB.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad