La patada de Blesa a Aguirre en el culo de Díaz Ferrán

stop

Sin título

19 de diciembre de 2009 (10:22 CET)

La mala relación existente entre Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, es pública y notoria y esta semana, ante la inminencia de su cese, Blesa ha querido tensar un poco más la cuerda intentando poner al pie de los caballos a Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, consejero de la entidad y uno de los aliados de la lideresa.

Y es que, a sus numerosos frentes abiertos (la problemática situación de Air Comet y del Grupo Marsans y la tensa relación con los sindicatos y el gobierno por el diálogo social) Díaz Ferrán tuvo que añadir el martes otro no menos engorroso. El diario ABC, curiosamente uno de los más afines a las tesis de Esperanza Aguirre, publicó que Caja Madrid le reclamaba al presidente de la CEOE el pago de un crédito contraído con la entidad por valor de 26 millones de euros, que, además, tenía unos avales dudosos.

Siendo como era información privada de las operaciones que un cliente mantenía con la entidad (más allá de su condición consejero), desde el gobierno madrileño pronto tuvieron claro que alguien desde Caja Madrid había filtrado los datos a la prensa. Esto dejó tocado a Díaz Ferrán, que presentó su dimisión a los órganos directivo de la CEOE, que no sólo no la aceptaron sino que apoyaron de forma unánime su gestión al frente de la patronal.

Paralelamente, Esperanza Aguirre intentó sin éxito durante todo el jueves ponerse en contacto con Miguel Blesa para saber de primera mano de dónde había salido la información con la que se intentaba perjudicar directamente a Díaz Ferrán e, indirectamente, a ella. Inutilizados los intentos de Aguirre, el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, con muchas más posibilidades de intervención en la entidad, llamó al orden a Blesa.

Al dia siguiente, el viernes, se anunciaba por parte de Caja Madrid que se había llegado a un acuerdo con Díaz Ferrán por el cual el presidente de la CEOE presentará garantías de activos hoteleros a la entidad. Según informaron fuentes cercanas al entorno del presidente de la patronal, con la presentación de estas garantías se podría paralizar el embargo de los bienes personales que los empresarios pusieron en su día como prenda.

Eso sí, parece que durante la reunión informativa del consejo de administración se volvieron a poner sobre la mesa las diferencias políticas entre los miembros nombrados a propuesta del PSOE y los más cercanos al PP, y más concretamente a Esperanza Aguirre, como Mercedes Rojo o Estanislao Rodríguez Ponga. Los representantes del PP estaban indignados por la filtración sobre Díaz Ferrán mientras que los socialistas les pedían que se preocuparan más por cómo afectarán los impagos a las cuentas de Caja Madrid que del revuelo mediático que se había organizado.

El consejo volverá a reunirse el 28 de diciembre para decidir si Díaz Ferrán es confirmado o  no en el cargo. Hay que recordar que, pase lo que pase, el presidente de la CEOE tendría que dejar su cargo dentro de un mes, cuando se renueve el consejo de Caja Madrid.

Así, pues, parece que el caso quedará cerrado. Pero, como mínimo, Blesa habrá hecho un poco de ruido antes de que le aparten de la segunda caja más importante de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad