La patronal hunde el diálogo social

stop

23 de julio de 2009 (08:17 CET)

No hay acuerdo por el momento. La última propuesta del Gobierno no ha convencido a los sindicatos, ni –sobre todo- a la patronal, que ha rechazado todos los términos del borrador. La CEOE continúa sin aceptar la rebaja de 1,5 puntos porcentuales en las cotizaciones propuesta por el gobierno y los sindicatos tampoco están satisfechos con la propuesta de una prestación de 420 euros durante seis meses para los parados que hayan agotado sus prestaciones y subsidios y se encuentren en situación de necesidad. 

La cena que este miércoles ha tenido lugar en la Moncloa y que buscaba acercar las distintas posturas parece así haber conseguido el efecto contrario. La CEOE permanece firme en un su intención de que se reduzcan las cotizaciones hasta en cinco puntos porcentuales, una propuesta que el Gobierno continúa considerando inadmisible en cuanto podría poner en peligro el sistema de la Seguridad Social. Es más, la patronal ha vuelto a poner sobre la mesa temas que ya se había decidido dejar fuera de la negociación, con lo que ha acabado por encallar el acuerdo. 

El único avance que se consiguió en esta cena fue el compromiso de la patronal de enviar un documento en el que se detallen sus condiciones para alcanzar un acuerdo. No obstante, fuentes sindicales han dudado abiertamente de la voluntad de los empresarios de alcanzar un acuerdo y han asegurado que con su postura “han puesto patas arriba” las negociaciones. 

El Gobierno, por su parte, ha hecho ver a la patronal que mientras no reconozcan una base de negociación no tiene sentido un nuevo encuentro, dado que han descalificado todo el borrador que el Ejecutivo ha puesto sobre la mesa. De ahí parte el compromiso de la CEOE para hacer llegar al Gobierno un documento con sus condiciones para alcanzar un acuerdo. 

Los sindicatos, por su parte, pese a no aceptar tampoco este borrador del Gobierno, sí están dispuestos a considerarlo como una base para la negociación. No obstante, y con las posturas que se escenificaron durante la cena, un acuerdo antes de agosto se antoja cada vez más complicado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad