La patronal quiere recuperar el IPC de los convenios

Sin título

28 de febrero de 2009 (13:00 CET)

La pronunciada caída de la inflación que se ha producido en los últimos meses se puede convertir en un motivo de enfrentamiento entre los agentes sociales. La patronal considera que el descenso del IPC conlleva un incremento salarial no previsto y que hay que corregir.

En efecto, durante muchos años se han firmado acuerdos salariales en los que se tomaba como base para fijar la actualización de los sueldos la previsión de aumento del IPC del siguiente año. El dato lo aportaba el gobierno en los presupuestos del Estado. Pero como normalmente esta previsión del gobierno se quedaba por debajo del crecimiento real de los precios se empezó a imponer en los textos de los acuerdos el concepto de IPC real, el que efectivamente se registraba en el año.

Pero la crisis económica y la caída de los precios han cambiado las reglas del juego. Y así, las previsiones oficiales para el año 2008 contemplaban un aumento de los precios de un 2% como mínimo. El hundimiento del consumo situado el aumento del IPC en un 1,4%.

La patronal catalana de la pequeña y mediana empresa (Pimec) plantea que en aquellos convenios que se tengan que renovar y que en el período inmediatamente anterior se hubiesen firmado en base al IPC real, las empresas recuperen lo que habrían pagado de más, usualmente un 2% como adelanto.

“No planteamos de ninguna manera que nadie devuelva el dinero que ya cobró”, explica Josep Hallado, director del departamento de relaciones laborales de Pimec. Lo que esta patronal cree justo es que lo pagado de más en virtud de la aplicación de un IPC que superó el realmente registrado, se reste de las tablas salariales de los convenios futuros, sean de uno o de varios ejercicios. “Sobre esa resta se deberían aplicar entonces los aumentos que se pacten”, asegura Hallado.

El problema de interpretación se da en aquellos convenios que incluyeron en sus textos el concepto de IPC previsto y su aplicación en estos momentos.

Desde UGT de Cataluña se tiene una visión muy diferente del problema. De hecho, el sindicato ha denunciado lo que afirma es “una actitud hostil” de la patronal en la aplicación de la cláusula de revisión salarial. Pepa Sánchez, secretaria de política sindical de UGT explica que: “nos encontramos con que en convenios en los que en el texto se habla del IPC previsto, es decir, el 2%, hay empresas i patronales que quieren cambiar su significado e interpretarlo como IPC real, abogando porque en el nuevo ejercicio se recupere ese 0,4% que se habría pagado de más en forma de reducciones en las nuevas tablas salariales”.

Sánchez afirma que “a pesar de que en los documentos pone explícitamente el concepto IPC previsto, la interpretación de la patronal es contraria. En este sentido cita acuerdos que están parados como los de Panrico, Transportes de Barcelona, Sintax Logistic, masas congeladas o la industria de panadería y pastelería. “En estas situaciones la gente no va a la huelga porque sí”, afirma Sánchez.

De momento la controversia está dando mucho trabajo al Tribunal Laboral de Catalunya, una instancia creada para evitar la judicialización de los conflictos en este campo.

Patronal y sindicatos intentan evitar el choque, Hallado reclama lealtad a “todos”, ,mientras que Sáchez indica que “si hay problemas, existen fórmulas en los convenios, como las cláusulas de descuelgue para evitarlos, pero no se puede intentar apaños como los que hemos visto”.

Curiosamente, tanto Hallado como Sánchez citan como un ejemplo de solución lo acontecido en el convenio estatal de Químicas. El pacto incluía el concepto IPC real, y al mismo tiempo se realizó un adelanto equivalente al 2%. Como el IPC fue del 1,4% la revisión salarial en el año próximo debería incluir el recorte de 0,4% en las tablas salariales, explica Hallado. Por su parte, Sáchez indica que “es cierto lo que explica, pero todo ha quedado en su punto porque el convenio de químicas incluía un incremento precisamente del 0,4% y a pesar de aceptar el acuerdo las tablas quedan como antes”.

Por si acaso, se puede leer en el documento adjunto el acuerdo citado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad