La prensa catalana se declara la guerra

stop

Sin título

03 de marzo de 2009 (08:49 CET)

No hay tregua entre La Vanguardia y El Periódico. El pasado domingo, el rotativo del Grupo Godó publicó una nota en la que se destacaba como el diario más difundido en Catalunya aportando datos procedentes de la agencia de medición de la OJD. Hoy martes, El Periódico hace lo propio, ofreciendo datos del EGM, la OJD, el Baròmetre de la Comunicació y la Fundacc.

La diferencia es que, en esta ocasión, ambos diarios se han lanzado un ataque cruzado con frases altisonantes que se alejan de la estadística ofrecida otros años.

El Periodico acusa a LV de basarse solamente en datos del OJD, “que registra periódicamente el número de ejemplares que los diarios venden en los quioscos y los remitidos a los suscriptores, los que se difunden gratuitamente, los que se venden a precio inferior al establecido y los que se distribuyen en bloque a empresas o entidades no profesionales y son redistribuidos por estas”.

Así, La Vanguardia asegura que difunde 50.000 ejemplares más que El Periodico porque “hay empresas periodísticas con más capacidad que otras para superar estos tiempos difíciles”. Apunta que “la diferencia respecto a El Periódico de Catalunya vuelve a ser abismal” porque “los lectores necesitan, más que nunca, de periódicos con capacidad de análisis y de interpretación de la convulsa realidad económica. Algo así como una guía de confianza para transitar por la crisis”.

LV hurga en la herida de la crisis laboral del Grupo Zeta: “la caída de ventas del diario del Grupo Zeta, empresa de comunicación que atraviesa una situación financiera preocupante, le supone acumular el 16% de las pérdidas de ejemplares contabilizadas para el conjunto de los grandes medios españoles”.

El diario dirigido por Rafael Nadal, que se otorga una mayor capacidad de venta en la calle, contesta: “el diario del Grupo Zeta supera en más de 100.000 lectores al rotativo del Grupo Godó y vende en el quiosco 31.297 ejemplares más”. “EL PERIÓDICO DE CATALUNYA aventaja a su principal competidor, La Vanguardia, tanto por el número de lectores como por el de ejemplares vendidos en los quioscos”, inquiere. Y acusa al medio del Conde de Godó de hacer trampas: “Estas cifras desmienten una información publicada el domingo por ese rotativo, que se atribuía impropiamente, de manera tendenciosa y arbitraria, el liderazgo de la prensa en Catalunya”.

A continuación, pasa al ataque: “Acuciados por el progresivo deterioro de sus cuentas de explotación y por la caída de las ventas, los responsables de La Vanguardia, en su huida hacia adelante, han llegado a presionar a las administraciones públicas para lograr un trato de favor”.

En medio de los ataques, EP reconoce que baja. Pero menos que LV: “la venta en los quioscos del rotativo del Grupo Zeta entre enero del 2008 y enero de este año bajó el 3,6%, y la de La Vanguardia, el 7,1%, es decir, casi el doble”. LV hace lo propio, pero también dice bajar menos: De entre los seis principales rotativos, sólo La Vanguardia (-3,2%), El Mundo (-2,0%) y ABC (14,2%) registraron una caída de ventas inferior a la media nacional. Por el contrario, El Periódico se anotó uno de los descensos más abruptos de la prensa española (-11,3%).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad