La recesión en la eurozona hace estragos: el paro sube hasta el 11,9%

stop

EUROSTAT

01 de marzo de 2013 (12:47 CET)

Las agresivas políticas para reducir el déficit, con la esperanza de que ese descenso logre la confianza de los inversores y se genere crecimiento, siguen sin ofrecer resultados. El estado de práctica recesión de la zona euro provoca más paro, aunque de forma significativa en los países del sur. La tasa de desempleo en los países que adoptaron el euro aumentó el pasado mes de enero una décima, hasta alcanzar el récord del 11,9%. Se trata de un 1,1 puntos porcentuales más que el 10,8% registrado hace un año, según los datos ofrecidos por Eurostat.

En esa relación, España sigue en los puestos de cola, y es el segundo país con peores cifras, por detrás de Grecia. En concreto, la tasa de paro de España se elevó, al igual que la de la eurozona, en una décima, hasta el 26,2%, con lo que elimina el descenso de 0,1 puntos porcentuales registrado en el mes de diciembre.

Casi 19 millones en paro

Respecto al conjunto de la Unión Europea (UE) la tasa de desempleo aumentó también una décima en el primer mes del año, hasta el 10,8%, cifra que supera en 0,7 puntos porcentuales la del mismo mes de 2012.

Los porcentajes indican una realidad, pero las cifras absolutas son más esclarecedoras. La agencia estadística europea calcula que 26,217 millones de personas carecían de empleo en enero en la UE, de los que casi 19 millones se encontraban en la zona euro. Eso supone un aumento mensual de 222.000 parados en el conjunto de la UE y de 201.000 en la zona euro.

Respecto al mismo mes de 2012, la cifra de desempleados entre los Veintisiete subió en 1,890 millones de personas y en 1,909 millones en la zona euro.

Abismo entre las dos Europas

Entre los países miembros cuyos datos estaban disponibles, las menores tasas de paro se registraron en Austria (4,9%), Alemania y Luxemburgo (5,3%) y Países Bajos (6%), mientras que las más altas fueron las de Grecia (27% en noviembre de 2012), España (26,2%) y Portugal (17,6%). Es decir, esos números indican un abismo entre las dos Europas que se están generando, y que complican la supervivencia de la propia moneda.

En cuanto al paro juvenil, las cifras son peores. La tasa de paro entre los menores de 25 años aumentó dos décimas tanto en la eurozona, donde ascendió hasta el 24,2%, como en el conjunto de la UE, donde alcanzó el 23,6%.

Paro juvenil

En el caso de España esas cifras son sangrantes, porque registró un paro del 55,5% entre los jóvenes, una décima más que en diciembre; una tasa de paro masculina del 25,9%, dos décimas superior a la del mes anterior, y una tasa de desempleo femenina que se incrementó una décima hasta el 26,7%.

Sólo Grecia presenta, en estos momentos, peores porcentajes. Y, a pesar de que su información sobre la evolución del mercado laboral va con dos meses de retraso respecto al resto de socios de la UE, Grecia superaba en noviembre los registros negativos de España de enero en paro juvenil con una tasa del 59,4%, mientras que en lo que respecta al desempleo femenino la tasa de desempleo griega alcanzaba ya hace dos meses el 31,1%, la más alta de la UE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad