La Seda cerrará cinco plantas y despedirá a 300 personas

stop

27 de julio de 2009 (16:23 CET)

La Seda de Barcelona ya ha iniciado el plan para su reestructuración, que se desarrollará en los próximos cinco años. La empresa reducirá 300 empleos y venderá cinco plantas, una de ellas en Tarragona, y se concentrará en el mercado del plástico PET.

La compañía desinvertirá en estas plantas entre 250 y 320 millones de euros y de esta forma dará cumplimiento a una de las condiciones marcadas por el sindicato de bancos para su reestructuración financiera.

La Seda se desprenderá de cinco plantas considerados "activos no estratégicos". Se trata de las factorías de Simpe (Italia), Portalegre (Portugal), IQA (Tarragona), Volos (Grecia) y TurkPET (Turquía). Asimismo venderá terrenos no adscritos a la actividad industrial.

La firma ya ha cerrado una planta en Wilton (Reino Unido), pero tiene intención de garantizar la viabilidad de la fábrica de San Roque (Cádiz). Para ello considera indispensable llegar a un acuerdo con empleados, sindicatos, proveedores y administración autonómica.

La Seda de Barcelona considera que en un plazo de entre 60 y 90 días podrá cerrar el plan de reestructuración con todas las partes implicadas y espera contar con el compromiso y apoyo de los accionistas para llevar a cabo una ampliación de capital de 150 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad