La Seda renegocia con sus acreedores

stop

07 de mayo de 2009 (13:03 CET)

La crisis ha obligado a La Seda de Barcelona a embarcarse en un proceso de renegociación con las entidades financieras que le concedieron un préstamo sindicado de 600 millones de euros en 2006 con el objetivo de reconsiderar sus condiciones. No es que La Seda haya incumplido los plazos, según señala el diario El País, pero sí se ha visto incapaz de cumplir con las ratios económicas como por ejemplo la cobertura de intereses.

La Seda obtuvo este préstamo sindicado de 70 entidades en 2006, cuando el grupo se hallaba en plena fase de expansión de su negocio de plástico PET (el habitual para botellas y envases) y se lanzó a acometer adquisiciones en el sector. El grupo amplió este préstamo en 2007 y ahora renegocia sus condiciones con los bancos acreedores, liderados por Deutsche Bank.

Las principales condiciones que La Seda negocia son una línea extra de 100 millones de euros para financiar su actividad ordinaria así como una dispensa a cambio de nuevas garantías hipotecarias y el pago de mayores intereses.

La Seda diseña un plan de negocio a cinco años que le sirva para convencer a sus acreedores de que acepten estas condiciones. El plan de La Seda concreta los pasos que el grupo dará para asegurar su viabilidad y supondría el cierre de algunas de las 22 fábricas que tiene en todo el mundo, un recorte del 5% en los gastos de personal y una reducción de sus inversiones ordinarias desde los 70 a los 30 millones de euros. Del mismo modo, el grupo también proyecta construir una nueva gran factoría de PTA, la materia primera del PET con una inversión de 400 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad