La SIP obligará a Caixa Penedès a deshacerse de 72 sucursales

stop

La entidad catalana disputa con Murcia las oficinas de Castelló

09 de junio de 2010 (17:16 CET)

El acuerdo para la creación de un Sistema Integrado de Protección, (SIP), entre las cajas de ahorros, Penedès, Murcia, Baleares y Caja Granada puede suponer que la entidad catalana deshacerse de un máximo de 72 oficinas y a cambio integrar 12 sucursales, con lo que el balance supondría una reducción del 11,5% del parque de oficinas que la entidad tiene actualmente.

El pacto entre las cajas indica que Penedès tendrá como zona prioritaria Catalunya y Aragón. En el mismo sentido hay entidades como CajaMurcia, que operaran de forma cuasi exclusiva en el área de su región y en la Comunidad Valenciana. La caja de Baleares, Sa Nostra, se deshará de sus oficinas en la península que tendrá el territorio balear sin competencia, mientras que Caja Granada operará sin interferencias en Andalucía y en Ceuta y Melilla.

En el caso catalán, Penedès asumirá las 12 oficinas de Caja Baleares (3) y de Caja Granada (9) que hay en Catalunya, todas ellas en la provincia de Barcelona. A cambio debería renunciar a las oficinas que en los últimos años ha abierto en la Comunidad Valenciana en favor de Caja Murcia. En concreto, Penedès tiene 20 oficinas en la provincia de Valencia y 16 oficinas más en Castellón de la Plana. Si todo fuese como parece, al final la caja de Vilafranca tendría un saldo negativo de 23 oficinas, fruto de la incorporación de las citadas 12 oficinas y la salida de sus registros de las 36 oficinas que tiene actualmente abiertas en la Comunidad Valenciana.

No obstante, este punto, según fuentes cercanas a la negociación, no está claro. En Caixa Penedès se quiere conservar el área de influencia de Castelló de la Plana y se quiere que este ámbito siga bajo el control de la entidad que preside Pagès. Sea como sea, en fuentes financieras se insiste en indicar que este punto sigue abierto.

Igualmente, en Almería existe un área de fricción esta vez entre Caja Granada y Caja Murcia, que se está debatiendo en estos momentos dentro de las reuniones técnicas de las cuatro entidades.

Las de Madrid a la SIP


Por otra parte, las 36 oficinas que Caixa Penedès tiene en la Comunidad de Madrid, pasarían en su totalidad a formar parte de la nueva entidad (SIP), que se ha decidido crear y que tendrá su propia marca comercial y una composición accionarial en la que Caja Murcia es el primer titular.

Una vez terminado el reparto de oficinas las que queden integradas en la red de una de las cajas, por ejemplo, en Penedès, se verán afectadas por el plan de viabilidad que la entidad dibuja en estos momentos, lo que puede implicar que el personal y las sucursales se mantengan en dicha red o que se vean afectados por los planes de reducción que finalmente se decidan y que serán objeto de negociación con los sindicatos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad