La UE quiere reformas financieras, no planes de estímulo

Sin título

15 de marzo de 2009 (13:29 CET)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea pedirán durante la tradicional cumbre de primavera que se celebra en Bruselas los días 19 y 20 de marzo que se dé prioridad a la reforma de la arquitectura financiera internacional y no a la puesta en marcha de una segunda ronda de planes de estímulo económico para combatir la recesión, como reclama Estados Unidos.

El Consejo Europeo de primavera se centrará en la crisis financiera, su impacto en la economía real y en el empleo, y los preparativos de la cumbre del G-20 que se celebrará en Londres el próximo 2 de abril.

De cara a esta cita, los 27 pedirán que se dupliquen los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI), hasta alcanzar los 500.000 millones de dólares, para que este órgano pueda ayudar más rápidamente a los países con problemas para refinanciar su deuda. De esta cantidad, los Estados miembros están dispuestos a aportar entre 75.000 y 100.000 millones, según se recoge en el borrador de conclusiones de la cumbre.

Los países de la UE consideran que ya han gastado mucho en la recuperación con los planes de estímulo que se aprobaron a finales del año pasado y que ahora lo "urgente" es que la cumbre del G-20 apruebe una reforma del marco regulatorio y de supervisión del sistema financiero internacional, no sólo para evitar que se repitan nuevas crisis como la actual, sino también para generar "credibilidad" y "confianza", acelerando así la recuperación, según explicaron fuentes diplomáticas.

""Consideramos que en Europa ya hemos invertido mucho en la recuperación, y que el problema no está relacionado con gastar más, sino con la puesta en marcha de un sistema regulatorio que evite que la actual catástrofe económica y financiera vuelva a suceder", dijo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en una conferencia de prensa en Berlín el pasado jueves.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad