Las administraciones aumentan los plazos de pago

stop

El sector público no cumple con la ley contra la morosidad, mientras que el privado reduce el tiempo que tarda en abonar las facturas y inyecta 1.800 millones de euros de liquidez

14 de marzo de 2011 (14:47 CET)

Las administraciones públicas no sólo incumplen la ley de morosidad que entró en vigor en junio de 2010, el primer estudio sobre el cumplimiento de la norma muestra como han aumentado la demora de sus pagos. La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) ha denunciado que el sector público abona las facturas a sus proveedores 157 días después de su emisión, lo que supera en 72 días el límite fijado por la norma (85 días). Ocho jornadas más tarde de lo que sucedía en 2009, cuando se pagaba a 154 días.

El presidente de la PMcM, Rafael Barón, ha instado una vez más a los políticos españoles a ser “los primeros en cumplir la normativa”. Especialmente porque es el primer contratador del país y llega a abonar hasta 60 días tarde las facturas con una fecha de cobro pactada.

El sector más afectado es la construcción, cuyos abonos llegan 163 días después de la prestación del servicio cuando el plazo medio pactado es de 82. En la industria y los servicios los proveedores también superan los 100 días para cobrar un trabajo. En concreto, el pago efectivo llega a los 157 y 145 días respectivamente.

ICO para ayuntamientos

Además de exigir el cumplimiento de la normativa, Barón ha recordado que las administraciones se comprometieron “en poner en marcha una línea de créditos ICO para que las administraciones locales puedan pagar a sus proveedores”.

Una ayuda que no está prevista en los presupuestos de 2011 y que los entes locales ven básica para pagar las facturas que tienen pendientes.

Los privados reducen los plazos

En contraposición, las empresas privadas sí se han puesto las pilas para reducir los plazos de pago. Aún no cumplen con la norma, pero han disminuido en ocho días el tiempo que tardan en abonar un servicio: en un año han pasado de 101 a 93. Esta disminución en los plazos supone inyectar una liquidez de 1.800 millones de euros.

Por sectores, se repite la fotografía anterior. La construcción suma un plazo medio de cobro de 97 días frente a los 77 pactados; la industria pactó un plazo medio de 80 días y pagó en 96 días; y el sector servicios fijó 65 días de cobro de facturas, pero pagó en 86.

Primeras denuncias

Con todo, en España el ratio de morosidad (porcentajes de impagos respecto al total de facturación) se cifra en el 5,1% en 2010 frente al 5% de 2009. “El objetivo de España debe ser alcanzar la media europea (2,6%), si no la impondrán desde fuera”, ha señalado Barón.

En esta línea, ha enfatizado el servicio jurídico del que dispone la plataforma para asegurar el cumplimiento de la ley. Nueve meses después de su aprobación ya se están tramitando las primeras demandas contra varias empresas por incumplir los plazos de pago, unos nombres que el presidente de la PMcM no ha querido hacer públicos.

Fuentes de la organización destacan la importancia de estas resoluciones judiciales. Esperan que las primeras sancionas lleven a un mayor cumplimiento de la norma y animen a otros perjudicados a denunciar los impagados. Y es que Barón reconoce que muchas empresas no denuncian por miedo a perder a sus clientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad