Las autonomías no podrán vetar las fusiones de cajas

stop

Sin título

18 de mayo de 2009 (12:58 CET)

Ésta es una de las medidas que Elena Salgado ha incluido en el proyecto del que será el plan de rescate del sector financiero español y que, previsiblemente, será aprobado tras las elecciones europeas del 7 de junio.

El documento aún no está cerrado y muchos de los agentes implicados todavía desconocen con detalle su alcance. Así, mientras los bancos sí han mantenido reuniones para conocer en mayor profundidad los detalles del plan, las cajas, actuales protagonistas en España de la crisis financiera, no se han reunido todavía con la ministra de Economía para conocer más sobre el proyecto.

El plan de rescate tendría tres fases pese a que Salgado ha insistido en numerosas ocasiones en que son mejores las soluciones individuales.

La primera fase consiste en la puesta en marcha de una plan de reestructuración, con cierre de oficinas y otras medidas para reducir costes y fortalecer el balance con la ayuda del Estado, que daría avales o compraría activos.

El segundo paso sería el de las concentraciones, en el que se intentaría que una caja solvente absorbiera a una menos sana y preferiblemente de otra comunidad autónoma, para lo cual el Gobierno daría todas las facilidades de manera que la entidad solvente no se viera afectada por los problemas de la absorbida. Para evitar que los gobiernos autonómicos puedan vetar estos procesos, el Gobierno pretende eliminar por decreto ley el derecho de la comunidad autónoma a desautorizar la operación.

La tercera y última fase sólo se aplicaría a aquellas entidades que no pudieran solucionar sus problemas con ninguna de las dos anteriores y sería a través de un fondo de reestructuración, mediante el que el Gobierno intervendría la entidad y la intentaría salvar para evitar su liquidación, como en el caso de Caja Castilla La Mancha, según informa el diario Cinco Días.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad