Las bolsas chinas respiran tras la intervención estatal

stop

A pesar del mal arranque, el parqué de Shangái modera sus pérdidas y cierra la sesión con un 0,26% a la baja, lejos del desplome que sacudió este lunes a los mercados europeos

Un inversor consulta en su móvil la evolución de la bolsa en Pekín, China / Reuters

en Barcelona, 05 de enero de 2016 (09:16 CET)

El susto, por ahora, ha durado una jornada. Las bolsas chinas han recuperado este martes buena parte de las fuertes caídas experimentadas en el día previo, que habían provocado el cierre prematuro de la cotización bursátil y una enorme sacudida en el conjunto de los mercados europeos. A pesar de un mal arranque, con pérdidas del 3,02%, la Bolsa de Shangái ha cerrado la sesión con una leve caída del 0,26%. 

El otro mercado de valores de China, la Bolsa de Shenzhen, cerró este martes con una caída del 1,36%, muy lejos del desplome por encima de los ocho puntos porcentuales experimentado este lunes.

Inyección de efectivo

Este cambio de rumbo se explica, en lo fundamental, por la intervención del Gobierno chino, que ha tratado de evitar a toda costa una espiral similar a la del verano pasado, que desembocó en una explosión de la burbuja bursátil tras semanas de fuertes subidas y la consiguiente regulación anti-volatilidad, estrenada inmediatamente este mismo lunes.

El banco central de China ha inyectado 20.000 millones de dólares en efectivo mediante operaciones de mercado abierto, informa Reuters. Además, el regulador intervino para estabilizar el yuan, la divisa del país, que en el día anterior había sufrido fuertes caídas, según las mismas fuentes.

Restricciones a la venta

Además, la Comisión Reguladora de Valores abrió la puerta prolongar las restricciones a la venta de títulos por parte de grandes accionistas, una de las principales fuentes de preocupación de los pequeños inversores, y cuyo fin estaba en principio fijado para el próximo lunes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad