Las bolsas enseñan la bandera blanca: el Ibex se hunde un 4,62%

stop

MERCADOS

Protestas en Wall Street

22 de septiembre de 2011 (18:24 CET)

Las bolsas han sufrido el brutal impacto de la inacción de la Reserva Federal para impulsar un nuevo programa de recompra de bonos –el célebre QE3- y de la clase política europea para tomar una decisión contundente sobre el problema de Grecia, que amenaza con convertirse en una dolencia crónica para unos mercados que han enseñado la bandera blanca.

Los inversores han decidido soltar lastre a la vista de que no hay un plan de acción concreto al que agarrarse. El impacto en los índices bursátiles ha sido brutal, con pérdidas entre el 4% y el 5% al grito de “sálvese quien pueda”. Los bancos han sido, cómo no, los grandes damnificados: BBVA y Santander han perdido más de un 5% y sus cotizaciones se han desplomado por debajo de lo seis euros tirando el Ibex por debajo de la cota de los 7.900 puntos, relativamente cerca de los mínimos de este mismo mes en los 7.640.

Bernanke ha sido este jueves el centro de la diana al que han apuntado los operadores bursátiles de los cinco continentes. En la reunión que finalizó el miércoles, la Fed no atendió en absoluto a las súplicas de la comunidad inversora. Se ha limitado a hacer lo que todos esperaban: venderá bonos a corto plazo por 400.000 millones de dólares que serán utilizados para comprar títulos a largo plazo. El objetivo es reactivar el consumo y ayudar al sector hipotecario.

El temor crece

El jefe de la Fed, Ben Bernanke, no realizó previsión alguna sobre una nueva fase del Quantitative Easing (QE3) que los mercados esperaban como agua de mayo. Si a eso se une la situación de Grecia y el pánico que en el sector financiero ha provocado la previsión de recapitalización del FMI, los mercados se han visto envueltos en otra --y son ya incontables-- tormenta perfecta. También en Estados Unidos, donde los principales índices bursátiles se hundían alrededor de un 3% en pleno cierre de las bolsas europeas.

El temor a una recesión al otro lado del Atlántico crece y crece y los mercados de acciones tiemblan de pánico ante la posibilidad de que los nuevos datos macro avance en la dirección más temida. En este caso, los niveles actuales de las bolsas no serán los más bajos.

España e Italia


Mientras, los mercados de deuda han vivido una jornada de alta tensión. A pesar de la intervención del BCE, la primera de riesgo italiana se ha disparado hasta los 400 puntos básicos mientras que la española ha reaccionado muy bien desde los máximos de rentabilidad del día y el diferencial se sitúa en los 360 puntos básicos, en el 5,3%, lejos del 5,4% de los peores momentos del día.

En el mercado de divisas, el dólar se ha revalorizado con fuerza tras el mensaje de Bernanke y el cambio del euro cae hasta el 1,34%. Por su parte, el petróleo Brent cede un 4% hasta 102 dólares
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad