Las condiciones “atípicas y extraordinarias”, salvan el Salón del Automóvil

stop

 Lacalle, no desvela las claves del patrocinio

Sin título

06 de marzo de 2009 (14:19 CET)

Enrique Lacalle, presidente del Salón del automóvil mostró en rueda de prensa, su alegría por la presencia “récord” de marcas en la edición de este año, pero poca cosa más: no desveló las claves del acuerdo que han hecho rectificar a Anfac de su inicial retirada. A pesar de ello, el elemento esencial son las aportaciones económicas de los patrocinadores, consideradas “atípicas y extraordinarias”. Esta figura la conforman empresas, muchas no vinculadas al automóvil, que aportarán dinero para sufragar parte de los gastos que para las marcas supone la presencia en el Salón en este momento.

Lacalle si dijo como funcionará el patrocinio. El dinero que las empresas citadas pongan en el Salón, sufragará los gastos de montaje y construcción de los stands de las marcas automovilísticas en función de los metros cuadrados que finalmente cada empresa consiga que le otorguen.

¿Y a cambio qué?

¿Y qué conseguirán los patrocinadores a cambio? Los patrocinadores podrán desgravarse del impuesto de sociedades el 90% de lo que aporten al Salón. La forma concreta será el gasto que haga el patrocinador en la difusión del evento durante los próximos dos años. En muchos casos se tratará de incluir en la publicidad que usualmente haría la empresa la mención al patrocinio del Salon del Automóvil de Barcelona en su 90 aniversario, siempre que la publicidad llegue por lo menos al 15% de lo aportado.

A pesar de las preguntas reiteradas, Lacalle no quiso soltar prenda ni del número de patrocinadores ni de las cantidades que aportarán estos al Salón: “las haremos públicas cuanto tengamos cerrados los acuerdos en marcha”, dijo, en una formula de explicación que se parece algo al proceso que se siguió en la compra de Spanair, del cual en estos momentos poco se sabe.

Ricard Zapatero, director comercial de Fira de Barcelona fue grafico al hablar de los patrocinadores: “son: pam, pam, pam, pam y quizás pam, pam”. Ni un nombre, ni una pista.

La clave de la financiación del coste de la presencia de las marcas está en la declaración del Salón del Automóvil como un “acontecimiento de excepcional interés público”, lo que le da un tratamiento igual al de los juegos olímpicos de Barcelona o las expo de Sevilla y Zaragoza.

Lacalle desgranó durante la rueda de prensa una larga lista de agradecimientos, también en el ámbito político: al presidente de la Generalitat, a los grupos políticos de las Cortes que aprobaron la norma que permite el acuerdo económico, a CiU por presentar la enmienda, al ministro de Industria y también a Anfac y su presidente y a todas las marcas que asistirán a la celebración del 90 aniversario.

Apretado a preguntas, Lacalle admitió que en el ánimo de la dirección de Anfac pudo haber pesado el enfado de esta patronal con el Gobierno central: “quizás quisieron dar una bofetada al gobierno en la cara del Salón”, dijo. Igualmente, en el cambio de opinión, a parte de la cuestión directamente económica puede haber pesado también la variación que desde el ministerio de Industria se ha aplicado a asuntos como el plan Vive.

Por otra parte, de todo este asunto, Fira de Barcelona saldrá limpia de polvo y paja porqué el acuerdo de patrocinio no afecta a su principal fuente de ingresos, el alquiler de los metros cuadrados que cada marca contrate. En este sentido el precio que facturará la entidad ferial será un 4,5% más elevado que el de la anterior celebración de 2007, concretamente 65,5 euros por metro cuadrado. En total, serán unos 45.000 metros cuadrados los que ocuparán los stands interiores que se adjudicarán dependiendo de la antigüedad de la marca en el salón y la concentración que se haga por grupos automovilísticos.

Una parte de la oferta hecha desde el Salón a las marcas es la visita de un millón de personas que se ha previsto para el evento. Eso “ha de animar las ventas”, dijo Lacalle. Para ayudar en este sentido se han previsto acciones que hagan “superpopular” la presencia de visitantes, aunque esto también se indicará más adelante.

Con más o menos ventas, el Salón del Automóvil será una buena noticia para Barcelona y sus alrededores. A pesar de que no hay un estudio explícito sobre el tema, Zapatero valoró en unos 90 millones de euros lo que dejará en la ciudad sólo en economía inducida, la celebración del Salón, a lo que se deberá sumar el gasto directo que hagan marcas y expositores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad