Las cooperativas, contra el intento de fusión

stop

24 de febrero de 2010 (19:37 CET)

El presidente de la Federación Cooperativas Agrarias de Catalunya (FCAC), Josep Pere Colat, criticó este miércoles el proyecto de la Generalitat de fusionar sus secciones de crédito en una caja rural por impulsarlo unilateralmente desde la Conselleria de Economía y Finanzas, que Economía Digital avanzó. Colat reclamó que no se desmantele un modelo centenario por una mala gestión aislada, en referencia a Copalme y al concurso de acreedores.

Para la FCAC, si se mantiene el plan, muchas cooperativas verían cuestionada su viabilidad. Según sus datos, en Catalunya hay 113 cooperativas con sección de crédito que aglutinan unos 700 millones de euros de 45.000 socios.

En rueda de prensa, Colat denunció la persecución del Govern en las secciones de crédito de las cooperativas, que constituyen el instrumento que garantiza la financiación de las cooperativas agrarias y sus socios.

Consideró que no es factible ni el proyecto de caja rural que impulsa la Generalitat ni la propuesta de regulación de las secciones de crédito en una propuesta de Decreto redactada sin atender las aportaciones del sector.

La FCAC cree que se está cuestionando el modelo de las secciones de crédito y el modelo cooperativo y, si el proyecto del Govern prospera, un gran número de cooperativas agrarias catalanas vería comprometida su viabilidad al desaparecer su principal vía de financiación.

La federación considera que no tiene sentido crear una microcaja en un momento en que se está apostando por la fusión de las cajas de menor dimensión. En este sentido, la fusión de todas las secciones de crédito catalanas en una cooperativa de crédito podría llegar a sumar, como máximo, unos 700 millones de euros, mientras que la caja de ahorros catalana más pequeña, Caixa Manlleu, tiene un volumen de depósitos de 2.400 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad