Las cotizadas aumentan dividendos pese a la crisis

03 de diciembre de 2009 (20:36 CET)

Las compañías que cotizan en la Bolsa española elevaron un 13% sus dividendos hasta octubre, al alcanzar los 26.282 millones de euros, unos 3.000 millones más que hace un año, según datos de Bolsas y Mercados Españoles.

Esta cifra de los diez primeros meses del año es sólo 2.000 millones inferior a la alcanzada durante todo el ejercicio 2008, lo que pone de manifiesto que la crisis no ha mermado la capacidad de las compañías para seguir retribuyendo a sus accionistas, aunque sí está influyendo en sus resultados.

De hecho, el Ibex con dividendos presentaba a 30 de septiembre una rentabilidad acumulada anual del 34%, 6,1 puntos porcentuales por encima del Ibex 35. Si la tendencia se mantiene hasta final de año, 2009 volverá a ser un año récord en el reparto de dividendos, ya que en sólo diez meses se ha entregado más que todo el ejercicio 2007 y el 93% del importe total correspondiente a 2008.

Los dividendos constituyeron el grueso de la retribución total al accionista, que alcanzó los 28.684 millones de euros, de los que 2.398 millones de euros correspondieron a devolución de primas de emisión, lo que supone multiplicar por casi diez el importe del mismo periodo de 2008.

El impulso de los dividendos se debe fundamentalmente a la retribución efectuada por Endesa en febrero, con 4.556 millones de euros como dividendo extraordinario. Sin el efecto de Endesa los dividendos habrían decrecido un 6%.

Asimismo, dentro de los dividendos repartidos en este periodo destacan los de Iberdrola (0,18 euros brutos por acción) y Gas Natural (0,50 euros brutos), con un aumento del 20% y del 10%, respectivamente.

BME, por su parte, pagó en septiembre 33 millones de euros, 0,40 euros por acción, mientras que en el lado negativo por falta de dividendo destaca Elecnor, NH y Antena 3.

Por su parte, las ampliaciones de capital dejaron un efectivo hasta octubre de 9.212 millones, un 9,5% más que en el mismo periodo de 2008. A pesar de la crisis, las sociedades cotizadas han seguido acudiendo al mercado para obtener financiación y continuar con sus procesos de expansión.

Este crecimiento resalta el papel de la Bolsa como fuente de financiación de los procesos corporativos, que en los años 2000 y 2007 alcanzó su cénit, con importes de 65.904 millones y 59.155 millones de euros, respectivamente.

En 2008, las ampliaciones alcanzaron los 16.048 millones y si la tendencia no decae durante 2009, el año podría cerrar con un importe similar, ya que en los diez primeros meses de 2009 el efectivo de ampliaciones alcanza casi la mitad del total de 2008.

Del importe total hasta el tercer trimestre, 5.369 millones correspondieron a derechos de suscripción negociables y 1.904 millones de euros a operaciones de concentración, importe que se redujo considerablemente respecto al mismo periodo del año anterior, cuando alcanzaron los 8.160 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad