Las dificultades económicas de Soitu.es defraudan a la red

Sin título

06 de octubre de 2009 (13:54 CET)

La crisis no sólo está afectando a los medios de comunicación tradicionales. Algunos proyectos en Internet están sufriendo estrecheces económicas, que sumadas a un modelo de negocio no muy claro, ha provocado que tengan que ajustar sus plantillas para, al menos, mantenerse con vida. El caso más significativo es el de soitu.es, fundado por el que fuera creador de la edición digital de El Mundo, Gumersindo Lafuente.

Según las informaciones que ha recogido esta redacción, la falta de ingresos habría obligado a este portal informativo a recortar considerablemente su plantilla, que habría pasado de treinta personas a sólo seis, aunque algunos de los afectados por el recorte seguirían formando parte del proyecto como colaboradores.

Soitu.es empezó su andadura el 28 de diciembre de 2007 en un garaje de Chamartín reconvertido en redacción. El proyecto venía avalado por Gumersindo Lafuente, fundador de la web de El Mundo que, gracias a su trabajo, se convirtió en la página de noticias más visitada en español. También se incorporó al equipo Ana Cañil, hasta entonces subdirectora de El Periódico de Catalunya. Además, Lafuente contaba con el apoyo financiero del BBVA, que se convirtió en accionista minoritario del nuevo medio.

Desde el primer día, Lafuente apostó por el llamado periodismo ciudadano para marcar la diferencia con el resto de medios on line. Cualquier persona podía acceder a la página y redactar directamente aquello que considerara que era noticia.

Pero el objetivo de convertirse en un medio de referencia del periodismo en la red ha chocado contra la realidad económica y también contra los gustos del público. Según los datos de OJD Interactiva, en agosto soitu.es se quedó con 976.000 usuarios únicos, mientras que, por ejemplo, La Voz de Galicia alcanzó los 1,37 millones.

En una ojeada rápida a la página principal de soitu.es, se observan algunos elementos que podrían ser indicativos de las dificultades por las que atraviesa el portal y que le habrían obligado a modificar su rumbo. Por una parte, a pesar de que hay tres anunciantes de peso, la publicidad en la página escasea. Por otra, los temas atemporales han ganado peso frente a los de actualidad y apenas se habla de hechos que son noticia en España como sí se hacía hace apenas unos meses.

La escasa actualización del portal también queda patente en el apartado quiénes somos, donde aún aparecen los nombres de personas que ya no están vinculadas laboralmente a él, si no es como colaboradoras.

Soitu.es, pues, pasa por una situación complicada, equiparable a la que sufren los medios escritos. Pero, de momento, al igual que estos medios, aún aguanta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad