Las familias históricas del Popular menguan su patrimonio en 126 millones

stop

La debacle bursátil provoca que UEI se apunte los títulos del banco como activos financieros disponibles para la venta, por 165 millones negativos

Sucursal del Banco Popular en Madrid

Madrid, 27 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

La Unión Europea de Inversiones (UEI), una de las dos sociedades que, junto a la Sociedad General Financiera y Fiduciaria (Sogefi), forman el núcleo duro de accionistas del Banco Popular, prosigue su imparable deterioro patrimonial derivado del batacazo bursátil del 60% que la entidad presidida por Ángel Ron acumula en 2016.

El dato no deja lugar a dudas. En los seis primeros meses del presente ejercicio, la UEI ha mantenido su viaje a los infiernos con un retroceso brutal de su patrimonio neto en 126 millones. Contabilizaba 40 millones positivos al cierre de 2015 y se apuntaba 86 millones negativos en junio de 2016.

La caída viene determinada por el ajuste realizado sobre las acciones del banco, al ser incluidas como activos financieros disponibles para la venta.

Más deudas

Hasta diciembre de 2015, la entidad presidida desde el pasado año por José María Montuenga solo contabilizaba por este concepto un apunte negativo de 38 millones, lo elevaba a más de 86 millones en marzo y, en los tres últimos meses, lo ha duplicado hasta superar los 165 millones de euros.

En su pasivo, además de los 151 millones de euros adeudados casi en su totalidad al propio Banco Popular, la Unión Europea de Inversiones se anotaba en junio otros 77 millones de pasivo corriente, correspondiente a deudas a corto plazo con empresas del grupo y asociadas.

Los títulos de UEl en el Popular, menos de 100 millones

Unos 230 millones de euros de deuda, muy por encima de los apenas 100 millones de euros que vale en bolsa su único activo, los 84 millones de títulos del Popular.En la relación de accionistas de la UE –que ostenta el 2% del banco, incluido en la Sindicatura de Accionistas junto al 7% restante que aporta Sogefi– figuran varias inmobiliarias.

Unas, con vinculación directa a la propia entidad financiera, como la sociedad Viviendas y Oficinas, presidida por Carlos Figuero, hasta hace unos años representante de la Sindicatura de Accionistas en el consejo del Popular. Otras, independientes.

Inmobiliarias accionistas

Es el caso de la madrileña Compañía de Gestión de Servicios, presidida por José Ramón Rodríguez, con el 6,3% del capital de UEI, o de la barcelonesa Inversiones Ca'n Veiret, administrada por Corona Cobián y Miguel Nigorra, que suma el 5,4%.

El propio Figuero también es el administrador de Sinvi Inversiones Mobiliarias. Domiciliada en la sede del banco, en la madrileña calle de Ortega y Gasset, se trata de una empresa dedicada a la gestión de valores mobiliarios y activos financieros, y que ostenta el 10,5% del capital de UEI.

Fundaciones ligadas a la iglesia católica

Al margen de estas sociedades, cuatro fundaciones se reparten el 42% de la UEI. El 18% está en manos de la Fundación IEISA. Fundada en 1986 y presidida por Luis Herrando Prat de la Riba es una entidad clasificada como de beneficencia particular de carácter asistencial, y que da respuesta a necesidades de formación y asistencia sanitaria en comunidades de todo el mundo.

El 11,2% lo posee la Fundación para el Desarrollo y la Cooperación Internacional, un 5% queda en manos de la Fundación Universitaria de Navarra, que preside José Manuel Ayesa, y el 7,7% restante lo ostenta el Fondo Social de Cooperación-Fundación Vasconia desde marzo de 2015.

Aprovechando la salida de Amorim

Entonces, esta fundación, vinculada a la iglesia católica, adquirió el vínculo que el empresario portugués Américo Amorim tenía en el Popular a través de la Unión Europea de Inversiones.

El también fundador del Banco Comercial Portugués llegó a tener casi un 7% del Popular, aunque fue reduciendo su peso hasta la total dilución, lo que causó su salida del consejo de la entidad a finales de septiembre de 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad