Las grandes fortunas pagarán hasta 180.000 euros por el impuesto de Patrimonio

stop

NUEVA LEGISLATURA

Artur Mas y Oriol Junqueras, en el Parlament./EFE/Andreu Dalmau

28 de diciembre de 2012 (19:28 CET)

El impuesto de Patrimonio, con la rebaja del mínimo exento de 700.000 a 500.000 euros, afectará a las grandes fortunas catalanas. Lo notarán y el Govern también ingresará unos recursos más necesarios que nunca. La modificación del impuesto que ha llevado a cabo el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, impuesta por Esquerra Republicana, pero bendecida por el propio conseller con celeridad para buscar más recursos, implicará que las fortunas catalanas paguen hasta más de 180.000 euros anuales. Esa sería la cuantía que deberán pagar los que declaren un patrimonio por encima de los diez millones de euros.

Eduardo Martínez-Matosas, socio fiscalista de Gómez-Acebo&Pombo constata que el impuesto acabará comportando para las arcas de la Generalitat más recursos de lo esperado inicialmente. La razón es que, con la amnistía fiscal llevada a cabo por el Gobierno central, ha aflorado mucho más dinero. Y esa amnistía implica la regularización de los declarantes del impuesto de Patrimonio. Y, ahora, con la modificación del impuesto, deberán pagar más, con la subida de los distintos tramos.

65.000 declarantes pagarán 333 millones

La modificación del Govern, acordada entre CiU y ERC, y según el propio programa de Esquerra, donde figura la rebaja del mínimo exento de 700.000 a 500.000 euros, fija una subida del 5% en cada uno de los tramos, y del 10% en el último tramo, el que grava patrimonios a partir de 10 millones de euros.

La estimación del Govern es que en 2013 se recaudará por el impuesto unos 93 millones de euros adicionales. Si en 2012, la cantidad presupuestada fue de 240 millones, con la modificación de Patrimonio, Mas-Colell podría ingresar unos 333 millones de euros. Sin embargo, según Martínez-Matosas, la cantidad final será mayor.

Los cambios en los tramos y la rebaja del mínimo exento implica que el impuesto de Patrimonio afectará a unos 25.000 declarantes más, que se unirán a la estimación que se hizo para 2012, unas 40.000 personas. Es decir, la previsión es que en 2013 paguen el impuesto unas 65.000 fortunas catalanas, que aportarán esos 333 millones de euros.

Sin posibilidad de eludir el impuesto

Esa cantidad es similar a la que se recaudaba por el impuesto de Sucesiones, antes de que Artur Mas decidiera eliminarlo en 2010. Si ahora se recupera, también gracias al acuerdo entre CiU y ERC, la Generalitat podría recaudar por los dos impuestos, Sucesiones y Patrimonio, unos 500 0 550 millones de euros, una cifra nada despreciable en estos momentos.

Los fiscalistas consultados aseguran que en el caso de Patrimonio es mucho más complicado eludir el impuesto. Las grandes fortunas podrían abandonar Catalunya, por otras comunidades, como Madrid, o de país. En el Reino Unido y en Bélgica se paga mucho menos. Pero no son decisiones que, en la práctica, sean fáciles de tomar.

El multimillonario francés Bernard Arnault, dueño del imperio del lujo LVMH, una de las primeras fortunas del país, pidió la nacionalización belga para pagar menos impuestos. Pero la Oficina de Extranjería belga le dio un primer revés al considerar que Arnault no cumplía con los criterios de residencia necesarios.

En cualquier caso, en Catalunya, la rebaja del impuesto de Patrimonio, y, al margen de su efectividad recaudatoria, supone una baza política de primer orden para Esquerra Republicana, que ha conseguido, con su acuerdo con CiU, más recursos para la Generalitat y la imagen, falsa o real, de que las grandes fortunas contribuyen más
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad