Las grandes inmobiliarias reducen sus pérdidas un 75%

stop

31 de agosto de 2009 (09:54 CET)

Las principales inmobiliarias que cotizan en Bolsa cerraron el primer semestre con pérdidas, aunque las redujeron un 75% sobre el mismo periodo de 2008, hasta los 1.217 millones de euros, gracias a la venta de activos y a menos provisiones por depreciaciones que hace un año.

Es lo que se desprende de las cuentas referentes al primer semestre de 2009 anunciadas por firmas del sector como Metrovacesa, Colonial, Martinsa-Fadesa, Realia, Afirma o Reyal Urbis.

La difícil situación que atraviesa la economía, en general, y el mercado inmobiliario, en particular, con la paralización de las ventas de viviendas ha dejado la facturación conjunta en poco más de 2.000 millones, un 20,4% menos.

Además de a la actividad de promoción residencial, la restricción de crédito también ha dificultado que la compañías desinviertan en proyectos de patrimonio y en suelo.

Aún así, muchas de ellas han vendido aquellos activos considerados como no estratégicos, como Inmobiliaria Colonial que se deshizo de propiedades en alquiler por 200,9 millones de euros, así como suelo valorado en 37,5 millones, lo que le ha ayudado a reducir su pérdida un 85%, hasta los 363,1 millones.

Esta difícil situación también ha llevado a las compañías del sector a estudiar con prudencia la entrada en nuevos proyectos, así como a reconsiderar algunos ya previstos o en curso.

Así, Metrovacesa dio marcha atrás en su acuerdo con Walbrook Estate para la construcción y explotación de oficinas en la City de Londres por 250 años y vendió la torre de oficinas del HSBC también en la capital británica, así como dos centros comerciales en España por 39,7 millones y suelo por 6,95 millones.

Realia pospuso el desarrollo de algunos proyectos de inversión. Esta inmobiliaria entró en pérdidas este semestre por provisiones ante la depreciación de activos, y no ingresó nada a través de la venta de suelo, negocio que acusa la restricción de crédito.

Martinsa-Fadesa tuvo igualmente que dotar provisiones adicionales en el primer semestre por 464 millones de euros por la depreciación de activos, aunque fueron inferiores a los más de 2.000 millones de un año antes.

La compañía, que se encuentra en concurso de acreedores desde julio del año pasado, consiguió aumentar un 78% su cifra de negocio gracias a la promoción residencial y a la venta de activos, con lo que generó 40,5 millones.

Renta Corporación vendió activos por 281,1 millones dentro del proceso de refinanciación de su deuda, en tanto que Afirma se deshizo de suelo por 38,9 millones, bastante menos que hace un año cuando obtuvo 105,8 millones.

Reyal Urbis, por su parte, consiguió 53,8 millones por la venta de suelo, un 86% menos que hace un año, ya que la evolución del mercado le ha dificultado la desinversión de activos prevista en su plan de negocio ligado a la refinanciación de su deuda.

La deuda conjunta de las principales inmobiliarias se redujo casi un 30%, hasta los 22.373 millones de euros, gracias a las refinanciaciones que cerraron algunas de ellas, ligadas a un proceso de desinversión de activos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad