Las inspecciones enfrentan a Hacienda y sus sindicatos

stop

El sindicato mayoritario asegura que las actuaciones “puerta a puerta” disminuyen, pero la Agencia Tributaria afirma que, con menos personal, ha aumentado la vigilancia

28 de octubre de 2013 (21:36 CET)

Los recortes presupuestarios y de personal también se han instalado en el ente medular de las finanzas españolas: la Agencia Tributaria. El órgano encargado de recaudar impuestos y combatir el fraude fiscal apenas amortiza el 10% de las 600 bajas que se producen cada año.

La reducción de plantilla ha ocasionado una reducción del trabajo “puerta a puerta”, es decir, las inspecciones de calle para detectar el fraude, según el Sindicato Independiente de la Agencia Tributaria, SIAT, la principal agrupación laboral de la entidad.

La clave, en la calle

“Hay menos agentes, las dietas se han reducido y apenas pagan 0,19 euros por kilómetro a los agentes que se trasladan en su coche particular para hacer una inspección, ya que la Agencia no dispone de coches propios. Hay cada vez más inspectores que no se manchan los zapatos”, explica Eladio Barrado, portavoz del sindicato. “Las empresas que defraudan, las naves mantienen a decenas de trabajadores sin contrato y los barcos que llegan a España cargados de mercancía de contrabando se atacan con inspecciones a pie de calle, no desde los despachos”, añade.

La Agencia Tributaria asegura que, pese al recorte del personal de los últimos años, las inspecciones van en aumento. Según las cifras de Hacienda, el organismo llevó a cabo 8.600 inspecciones en 2011 y 14.300 en 2012.

Plazas sin amortizar


Lo que no niega la Agencia Tributaria son los recortes que ha sufrido el personal, entre ellos, el de agentes e inspectores. “No se convocan plazas para los Servicios de Vigilancia Aduanera, que son los encargados de luchar contra el contrabando y el blanqueo de capitales. Hay dos hechos objetivos: se reduce el personal y aumenta el fraude”, asegura el portavoz del sindicato.

La Agencia Tributaria cuenta con 27.000 empleados con una edad media de 49 años, según el sindicato. El fraude fiscal se ubica en España entre el 18% (según la OCDE) y el 28% (según estudios de inspectores de Hacienda). El último cálculo supondría una evasión de unos 80.000 millones de euros, el 9% del Producto Interior Bruto Español.

El fraude y las deudas no cobradas


Los sindicatos, que se reunieron el mes pasado con el director de la Agencia, Santiago Menéndez, urgen al organismo a una profunda reestructuración para revertir el proceso de cierre de delegaciones y combatir el fraude.

La Agencia ha asegurado que continuará las actuaciones presenciales contra alquileres no declarados y facturas falsas. El ente asegura que este año tiene previsto completar 17.000 visitas de inspección (para detectar fraudes) y 2.600 de recaudación (para cobrar deudas que el sindicato calcula en 50.000 millones de euros).

De cumplirse esta meta, la Agencia aumentaría el 19% las actuaciones del año pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad