Las instituciones mejoran sus previsiones sobre la economía

stop

03 de septiembre de 2009 (14:29 CET)

El consenso sobre la idea de que lo peor de la crisis ya ha pasado es cada vez mayor. Este jueves, algunas instituciones, como la Federación Española de Cajas de Ahorros (Funcas), la OCDE y el Banco Central Europeo, han revisado al alza sus previsiones sobre la evolución de la economía en los próximos meses.

Por una parte, Funcas mantiene la previsión de caída del PIB español para este año en el 3,8%, aunque mejoró dos décimas la caída prevista para el año 2010, hasta el -1%, debido a los últimos resultados de Contabilidad Nacional, a las mejores perspectivas de la economía internacional y a la rapidez e intensidad con la que los hogares están recomponiendo su tasa de ahorro.

Funcas explica que el "profundo ajuste" que ha sufrido el consumo de los hogares en los últimos trimestres ha provocado una "rápida recuperación" del ahorro, lo que, unido a la caída de los tipos de interés y de la tasa de inflación, podría hacer posible un retorno a tasas de crecimiento intertrimestrales positivas en el primer trimestre de 2010.

En cuanto al empleo, Funcas ha mantenido la tasa de paro prevista para 2009 en sus últimas estimaciones (18,3%), aunque ha rebajado seis décimas la dibujada para el año que viene, hasta el 20,5%. Sobre el déficit de las administraciones públicas, estima que alcanzará el 10,3% al cierre del presente ejercicio y que se elevará al 11,2% en 2010.

La OCDE ve la recuperación más rápida

Por otra parte, la OCDE ve una perspectiva mejor en la recuperación de la economía mundial y considera que no llegará tan tarde como preveía hace unos meses. El organismo espera este año haya una caída de la economía de la zona euro y Japón menos pronunciada de lo que calculaba a comienzos del verano, mientras que mantiene sus cifras para Estados Unidos, para los que ya había visto en junio signos de mejora, al igual que en las grandes economías emergentes.

En su informe semestral, la OCDE estima que el Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro retrocederá un 3,9% en 2009, en lugar de hacerlo un 4,8% como había previsto a finales de junio. Esa revisión se debe esencialmente a un menor retroceso estimado ahora del PIB en 2009 en Alemania (-4,8% en lugar del -6,1%), en Francia (-2,1% en lugar de -3%) y en Italia (-5,2% en lugar de -5,5%).

En España el ajuste será más largo. "España será uno de los países donde el ajuste será más largo", explicó el economista jefe de la OCDE, Jorgen Elmeskov, que precisó que en esta revisión intermedia no se incluyen previsiones desglosadas para España, sino sólo de los países del G7, de la Unión Europea y de la zona euro. Preguntado sobre cuáles eran, Elmeskov respondió que en España y algunos otros países europeos pequeños, como Irlanda hay todavía ajustes en la construcción.

En su evaluación actual, la organización mantiene sus cálculos de junio sobre la marcha de la economía estadounidense este año (-2,8% del PIB), pero corrige los referidos a Japón (-5,6% en lugar del -6,8%) o los del Reino Unido (-4,7% en lugar del -4,3%).

El BCE, optimista con la Eurozona

También el Banco Central Europeo (BCE) se ha sumado al optimismo y ha mejorado sus previsiones de crecimiento de la zona del euro para 2009 y 2010 debido a que el comportamiento de la actividad económica fue en el segundo trimestre mejor de lo esperado. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo que la entidad prevé ahora un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de entre el -4,4 y el -3,8% en 2009 y entre el -0,5 y el 0,9% en 2010

En junio, el BCE había pronosticado una contracción del PIB entre el 5,1 y el 4,1% para 2009 y un crecimiento entre el -1 y el 0,4% en 2010. Además, la entidad monetaria europea también revisó al alza sus proyecciones de inflación para este año y el próximo, aunque en menor medida que las de crecimiento.

El BCE prevé ahora una inflación de entre el 0,2 y el 0,6% en 2009 y de entre el 0,8 y el 1,6% en 2010, dijo Trichet en la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno en la sede de la entidad en Fráncfort. En junio, el banco europeo había pronosticado una tasa de inflación de entre el 0,1 y el 0,5% para este año y entre 0,6 y el 1,4% para el próximo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad