Las medidas para combatir la desafección política caen en saco roto

stop

Sin título

10 de junio de 2009 (19:35 CET)

Las elecciones al Parlamento Europeo registraron una abstención 62,5% en Catalunya. Es decir que poco más de 1 de cada dos catalanes acudieron a las urnas, algo que reflejó un cierto distanciamiento entre la clase política y la ciudadanía.

Los representantes de los diferentes partidos catalanes lamentaron la misma noche del domingo la alta abstención y reiteraron su voluntad de hacer autocrítica e intentar enderezar las cosas. En tres días parece que las cosas no han cambiado mucho.

No obstante, la baja participación en las elecciones no es una preocupación nueva para la clase política de Catalunya. Ya en 2008, con los resultados de las elecciones de 2006 al Parlament muy presentes (la abstención fue casi del 44%), el Govern de la Generalitat encargó un informe para determinar cuáles eran las causas de tanta desafección.

Así fue como el 9 de mayo de 2008, el consejero de Interior de la Generalitat, Joan Saura, presentó dicho informe, elaborado por el exconsejero de Justicia, Josep Maria Vallès. Se titulaba “Actitudes políticas y comportamiento electoral en Catalunya: materiales para un debate social”. Tenía 52 páginas y, según figura en el último anexo, costó 24.218,32 euros, poco más de 465 euros por folio.

El documento analizaba las causas de la creciente desafección entre la ciudadanía y la llamada clase política y también proponía algunas medidas que los partidos podían aplicar para corregir esta situación.

Las causas del descrédito de la política enumeradas en el informe son muchas: la incapacidad de las instituciones y los partidos para adaptarse a la sociedad actual, la percepción de que el poder político es un cautivo del económico, la consideración que la política es una pugna encarnizada por el poder entre partidos y líderes, y no la acción efectiva para resolver problemas de interés común, o la falta de porosidad y democracia interna de los partidos políticos, son sólo algunas de ellas.

Por ello, el también conocido como informe Vallès sugería cuatro vías de salida para mejorar el funcionamiento del sistema, todas ellas formadas por varias propuestas. Así, se trataba de hacer inteligibles los procesos políticos, mejorar la transparencia y favorecer la participación ciudadana y que los actores políticos fueran más responsables y rindieran cuentas a la ciudadanía.

La inmensa mayoría de las propuestas no se han aplicado. De todas formas, les ofrecemos el informe íntegro para que ustedes mismos puedan ver si alguna formación política ha hecho caso de alguna de ellas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad