Las pérdidas de La Seda aumentan otro 53%

25 de junio de 2009 (21:52 CET)

Nuevo jarro de agua fría para La Seda. Finalmente, el consejo de administración ha aprobado este viernes el plan de reestructuración de la compañía, pero ha revisado nuevamente las cuentas de 2008,  que finalmente han registrado unas pérdidas de 565 millones de euros.

Esta cifra es muy superior a los 368 millones de números rojos que se habían presentado inicialmente, pero los nuevos resultados, han sido verificados por la fima Horwath Auditores. Tras el consejo del viernes se supera la división interna que mantenían los principales socios y se asegura que la factoría de El Prat de Llobregat (Barcelona), que llevaba casi siete semanas paralizada, volverá a la actividad el próximo lunes.

Por su parte, la deuda financiera del grupo asciende a 868 millones de euros, frente a un patrimonio neto de 475 millones de euros. La Seda cierra así 2008 con un fondo de maniobra negativo de 649 millones de euros, de los que 542 millones son consecuencia de la clasificación a corto plazo de deudas a largo plazo del préstamo sindicado, algo que ocurre siempre que se negocia una aprobación para ampliar créditos de este tipo.

Los principales socios de La Seda, Imatosgil (12% a través de diversas sociedades), Caixa Geral (7,2%), la firma Liquidambar (6,1%) y Oman Oil (5,99%), han apoyado las nuevas cuentas, con lo que se supera la fractura interna que forzó a principios de junio la marcha de Rafael Español como presidente de la compañía. La Seda justifica las nuevas pérdidas por la reducción de consumo por parte de los clientes -en un entorno de caída de precios-, unido la alta volatilidad del precio del crudo "que ha causado una reducción de existencias de los clientes finales".

Estos factores han provocado una importante depreciación de las existencias de la compañía y han llevado a La Seda de Barcelona a iniciar la renegociación de las condiciones técnicas de su deuda a largo plazo. El grupo que ahora preside José Luis Morlanes también está buscando fórmulas alternativas de financiación para el corto plazo capaces de destensar el circulante de la multinacional química española. Del total de las pérdidas, La Seda atribuye 224 millones a ajustes contables por la normativa NIC que han provocado el deterioro del valor de los activos en diversos países.

En relación a la división de PET-Packaging, que es el principal negocio del grupo, durante los primeros meses del ejercicio 2009 la recuperación del mercado en el que opera La Seda de Barcelona ha significado registrar un EBITDA acumulado de 18 millones de euros, superando el presupuesto establecido en dicho periodo fijado en 13,7 millones de euros. Por otra parte, La Seda destaca el apoyo de la banca acreedora para renegociar el crédito sindicado y obtener nueva financiación añadida.

"Con el objetivo de paliar la necesidad de liquidez inmediata, la compañía ha formalizado, recientemente, un préstamo de 25 millones de euros con Caixa Geral y Millenium BCP (ampliable a 40 millones de euros por otras entidades públicas o privadas) para restablecer la operativa industrial de La Seda", señala el grupo en su nota. Por ello, el consejo ha dado luz verde a reiniciar la producción en la planta de El Prat de Llobregat cuya operativa se iniciará el próximo día 29 de junio con una capacidad inicial de 100.000 toneladas de PET que se irá incrementando gradualmente.

Durante la sesión de hoy, el consejo de administración ha aprobado además un plan de reestructuración para el Grupo Seda que contemple una ampliación de capital por importe de 150 millones de euros destinada "a fortalecer el capital de la compañía". Además, plantea, "en el contexto de la renegociación de las condiciones de la deuda financiera actual, estudiar la posibilidad de proponer a las entidades financieras que trabajan con la compañía convertir parte de esta deuda en capital". La Seda también iniciará un plan de venta de activos calificados como "no estratégicos" por un valor de entre 250 y 325 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad