Las recetas de los constructores: más ayuda pública, menos impuestos y reforma laboral

Sin título

04 de mayo de 2009 (13:07 CET)

Rebajar el IVA de la rehabilización, permitir demoras en el ingreso de este impuesto, que la administración asuma parte del stock de pisos sin vender o cambios en los convenios de la construcción que permitan incrementos inferiores a los pactados, además de abaratar los despidos son alternativas que los empresarios de la construcción catalanes plantean para acelerar la recuperación del sector.

La construcción no volverá a ser lo que fue, pero a nadie se le oculta que esta industria debería mejorar su peso en la economía española después de haberlo sido casi todo.

La Associació de Promotors de Construcción de Viviendas de Barcelona (APCE) considera que lo más urgente hoy es impulsar la comercialización de los stocks de viviendas hoy sin vender. Se deberían, según la APCE, dinamizar aspectos como la colocación en el mercado de viviendas de protección oficial. En este punto reclaman que la Generalitat haga efectivo el acuerdo que garantice a las entidades de crédito la recompra de la vivienda en caso de impago.

Para las viviendas de promoción libre se quiere que los gobiernos, central y catalán, garanticen a las entidades de crédito el 20% de los préstamos complementarios que los particulares necesitan para pagar el 100% de la vivienda, con lo que los ciudadanos, afirma la asociación, sólo deberían destinar aproximadamente un 10% del precio de compra para asumir gastos como IVA, notaría, registro, etc.

El gremio quiere también que se arbitren medidas para el alquiler con opción a compra. En este sentido, reclaman que se mejore la fiscalidad y el régimen jurídico previsto en la LAU. En concreto se recalca que, cuando se hace un contrato de alquiler con opción de compra, se aplica un IVA del 16% cuando, si finalmente se adquiere, la fiscalidad cae al 7% o al 4%, según el tipo de vivienda que finalmente se compre.

Otro elemento que los promotores ven necesario para recuperar el mercado es la compra directa de viviendas por parte de la administración pero a un precio de vivienda concertada en Catalunya en vez del régimen general como se aplica actualmente.

El Gremi de Constructors también ha reflexionado sobre la construcción en plena crisis. Este organismo tiene planteamientos más genéricos. Así, reclaman que a través de l'ICO, el estado avale líneas especiales para financiar el circulante de empresas constructoras. También reclaman al Estado ayudas para financiar inversiones a medio y largo plazos.

Para la inversión en infraestructuras, los constructores reclaman aumentar el esfuerzo público en este ámbito y que se ejecuten íntegramente las previsiones presupuestarias de inversión pública y agilitar la tramitación de los expedientes de contratación. Además se pide que no se exige a los licitadores de la prestación de garantía provisional. También se reclama cambiar la ley del IVA para que los constructores no deban avanzar el ingreso de este impuesto de la parte de obra no cobrada en el momento de la entrega.

En aspectos mucho más coyunturales, el gremio de constructores reclama promover la revisión del convenio de sector de la construcción para ajustar los incrementos salariales pactados en dicho a cuerdo a la situación actual. En el ámbito estrictamente laboral se pide flexibilizar y abaratar el despido a partir de 20 días por año para los nuevos contratos.

CCOC: rebaja del IVA

Rafael Romero, presidente de la Cambra Oficial de Contractistes d'Obres (CCOC) abunda también en la reflexión según la cual la construcción perderá la primacía económica que tuvo los últimos años, pero, no obstante seguirá siendo un sector importante si se consigue adaptar a la nueva situación.

En un aspecto más práctico, Romero solicita una reforma legal que precise que el mantenimiento y conservación de los edificios de obra nueva debería incluir aspectos diferentes a los actuales limitados a la corrección de defectos estructurales.

Con ese cambio se conseguiría que muchos propietarios de edificios que tienen que realizar mejoras se animase a hacerlo. A ello ayudaría un cambio en el IVA aplicable al pasar del 16% actual al 7%, dicho cambio, en opinión de Romero supondría una importante agilización del mercado, que ocupa a mucha mano de obra actualmente cesante.

Además, la CCOC reclama que la Administración se haga cargo a partir de compras directas de parte del stock de pisos no vendidos por los constructores. Todo ello manteniendo la inversión en infraestructuras y equipamientos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad