Las sociedades mercantiles municipales crecen un 38% en Catalunya

stop

Sin título

17 de enero de 2010 (09:22 CET)

Las comunidades autónomas y ayuntamientos parecen lejos de iniciar un proceso de privatización de empresas como la llevada a cabo hace unos años por parte del gobierno de José María Aznar. Más bien al contrario, parece que cada año que pasa aumentan sus ganas de crear más entes públicos, sean sociedades mercantiles, consorcios u organismos autónomos.

Puede que se deba a la necesidad de gestionar más competencias adquiridas, a la de hacer frente a nuevas demandas de la ciudadanía o al simple hecho de que, en época de bonanza, las instituciones públicas no reparan tanto en gastos, pero el hecho es que el número de entes públicos en España no paró de crecer de forma constante entre 2003 y 2009.

Por ejemplo, estudiando las cifras del ámbito local de Catalunya, se constata que el número de sociedades mercantiles municipales existentes creció en estos seis años un 38,24%, al pasar de 251 a 347, según datos del departament de Governació. Esta cifra engloba tanto las sociedades mercantiles participadas por un sólo ente local como aquellas en cuyo accionariado hay más de un ente local o son de capital mixto.

Pero, incluso en esta división hay diferencias, ya que, a lo largo de estos seis años, los ayuntamientos han preferido crear sociedades en solitario y con un sólo propietario a la alianza con otros consistorios o accionistas privados. Así, mientras las sociedades mercantiles con participación de un sólo ayuntamiento eran 181 en 2003, en 2009 ya había registradas 283, el número de sociedades propiedad de más de un ente municipal o con capital mixto cayó de las 70 de hace seis años a las 64 de 2009.

Las sociedades mercantiles municipales permiten a los ayuntamientos llevar a cabo actuaciones en varios ámbitos, como el inmobiliario, el funerario o los medios de comunicación, sin que las cuentas municipales tengan que hacerse cargo de los costes que implican.

Además, los trabajadores tienen una relación laboral con la empresa, ya que no se contratan mediante concursos públicos u oposiciones, de forma que los ayuntamientos pueden decidir libremente a quién contratan, ya sean trabajadores con experiencia en el sector al que pertenece la sociedad o personas cercanas o afines a las tesis políticas de los accionistas de la empresa.


El mismo crecimiento en las autonomías


Por otra parte, si se analizan los datos del conjunto de autonomías españolas teniendo en cuenta no sólo las sociedades mercantiles sino todos los tipos de entes públicos posibles, se constata que estas administraciones pasaron de gestionar 1.537 entidades públicas a 1.940, lo que supone un aumento del 26,1%. No obstante, según los datos del Inventario de Entes dependientes de las Comunidades Autónomas, realizado por la dirección general de coordinación financiera con las CC.AA el comportamiento entre territorios fue, como en muchos otros casos, muy desigual.

Si bien Catalunya, con 322, y Andalucía, con 298, acaparaban casi un tercio de los entes públicos existentes en España en 2009, no fueron estos dos territorios los que crearon más. De hecho, el porcentaje de nuevas empresas dependientes, en parte o totalmente, de la administración creció un 15% en la comunidad catalana y un 15,5% en la andaluza.

Donde más aumentó el peso de lo público fue en algunas comunidades autónomas en Castilla La Mancha, donde las sociedades de este tipo crecieron un 75,6%, al pasar de las 41 a las 78. Le siguió Extremadura, donde de haber 46 se pasó a 74, esto es, un 60,8% más. En la tercera posición se encuentra Cantabria, con un incremento del 59,45%, al pasar de 37 a 59.

El número de sociedades públicas en el resto de comunidades creció bastante por debajo de estos porcentajes. Quizá el caso más llamativo sea el de la Comunidad Valenciana, donde el PP, partido que se autoproclama liberal en lo económico, hizo crecer el porcentaje de entes públicos un 39,17%, ya que en enero de 2003 había en la región 97 y siete años más tarde, 135.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad