Las subcontratación da trabajo en Cataluña a 150.000 personas

stop

Un sector pujante que ha realizado la reconversión

Sin título

11 de marzo de 2009 (11:22 CET)

Las subcontratas representan un tercio de la industria catalana y emplean a unas 150.000 personas, además de ser uno de los sectores más internacionalizados, según un estudio de la Cámara de Comercio de Barcelona.

El informe se presentó en el marco del salón Maquitec de la Fira de Barcelona en L'Hospitalet, que finalizará el próximo sábado, día 14.

El presidente del salón, Josep Morell, aseguró que Cataluña es un referente a nivel mundial en el sector de la subcontratación y que "grandes empresas del país no tendrían futuro" sin ella.

En Cataluña existen unas 8.500 empresas subcontratistas, que emplean a más de 150.000 personas y generan una cifra de negocio de 33.176 millones de euros al año.

Según el estudio, las empresas citadas representan el 27% de las empresas industriales catalanas, el 22% de su facturación y el 27% del empleo de la industria.

"Estos datos son suficientemente importantes y dejan patente la importancia de estas empresas para la economía catalana", afirmó Morell.

Por su parte, el director del área de internacionalización de la Cámara de Comercio, Josep Maria Cervera, reconoció que "por los productos que fabrican estas empresas son poco conocidas y poco glamurosas", pero destacó su papel fundamental en la economía catalana, así como "la formación específica de sus trabajadores".

Se trata de un sector transversal, básicamente formado por pequeñas y medianas empresas de capital autóctono, que engloba a sectores industriales tradicionales como el automóvil, la energía, el ferrocarril o la electrónica, de acuerdo con el estudio.

El presidente del salón Maquitec afirmó que la crisis económica ha afectado especialmente al sector del automóvil, pero apuntó que nuevos sectores emergentes están preparados para tomar el relevo, caso del médico, el farmacéutico o el de la aeronáutica.

"La automoción está floja, pero hay otros sectores que pueden tirar del carro" de la economía, aseveró Morell, que destacó especialmente a las empresas que se dedican a la fabricación de prótesis como "un gran referente".

Por lo que se refiere al sector farmacéutico, indicó que "sin la robótica no sería nada y la robótica no es más que subcontratación".

No obstante, no descartó que la automoción tenga "mucho que decir aún" en la economía catalana, aunque subrayó la necesidad de "hacer unos reajustes, que se están haciendo y que tienen unos costes políticos y sociales".

En este sentido, reclamó "flexibilidad" a las partes social y empresarial para poder alcanzar un acuerdo en este sector.

A su juicio, la subcontratación ya ha realizado la reconversión, y ya no se puede hablar sólo de la industria manufacturera, sino que también se deben incluir los servicios directamente ligados a la producción industrial, como los destinados a las empresas, la mediación financiera, el comercio o el transporte.

Respecto a los efectos de la crisis en la subcontratación en general, según los responsables de la Cámara de Comercio comenzó a notarse a finales de 2007, cuando no se financiaron proyectos que no se podían ejecutar.
A pesar de todo, Cervera se mostró optimista respecto al futuro y apuntó que en el plazo de un año se comenzarán a percibir buenos resultados para este sector económico.

"La previsión es que el año 2009 sea mejor que el 2008 y que en nueve meses o un año se comiencen a ver cosas positivas", añadió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad