Lo que vale sentar a Krugman al lado

stop

Actuaciones parecidas son pagadas habitualmente por empresas y fundaciones

Sin título

18 de marzo de 2009 (10:33 CET)

Dar consejos y emitir augurios no sale de balde aunque prediquen austeridad. La visita de Paul Krugman, Premio Nobel de Economía, a España le ha salido cara, o no, al gobierno, que además tuvo que aguantar estoicamente el “chorreo” que el economista noteamericano pegó a la economía española.

El coste de la intervención del conocido profesor de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, ha ido a cargo del Año Europeo de la Creatividad y la Innovación, que organiza la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) . Esta iniciativa tiene, según fuentes oficiales del Ministerio, una dotación de dos millones de euros, de los que habrían  salido salido los 100.000 euros supuestamente cobrados por Krugman por sdu participación en la conferencia de Madrid junto a Zapatero,l según cita hoy Finanzas.com.

No obstante, fuentes oficiales de la cartera que dirige Carmen Garmendia no han querido concretar la cifra que se ha pagado al insigne economista. Tan sólo aseguran que la cifra que se le ha pagado a través de Fecyt está lejos de esa cantidad y que, en todo caso, forma parte de un programa de divulgación de la innovación, un aspecto en el que Krugman hizo hincapié el pasado lunes en Madrid como clave para salir de la crisis.

España le salió aún más rentable al prestigioso profesor, porque también fue invitado por la Confederación de Empresarios de Sevilla (CEA), agrupación perteneciente a la CEOE. Su intervención en la capital hispalense fue costeada por Unicaja, que tampoco ha querido revelar la cuantía pagada al Premio Nobel de Economía.

Normalmente son las empresas privadas quienes patrocinan este tipo de conferencias por una cuestión de relaciones públicas. El año pasado el Ayuntamiento de Madrid trajo a Al Gore, exvicepresidente del Gobierno americano, para hablar sobre el cambio climático. Los más de 200.000 euros que costó su presencia los pagó Acciona.

El profesor de Princeton, conocido por su independencia, insistió en sus dos conferencias en la necesidad que tiene España de bajar los salarios y proceder a una deflación de los precios inmediata para salir de la crisis. Un consejo que no se aplica a si mismo, según fuentes del mercado. “Cobrar cerca de 100.000 euros por conferencias no es ajustarse el cinturón precisamente”, sentencian.
No obstante, este precio por evento no es excesivamente desproporcionado si se compara con otros reputados economistas o políticos.
 
Junto a los 240.000 dólares que cobra Al Gore hay que poner los entre 100 y 350.000 dólares que exigía Bill Clinton o los más de 60.000 de Rodrigo Rato. Al ex presidente del Gobierno José María Aznar se le han atribuido cifras que oscilan entre los 35.000 y los 60.000 euros. Precisamente Aznar y Felipe González también han participado en estas jornadas de tres días organizadas por CEA y en la que Unicaja y la Junta de Andalucía han sido los patrocinadores.
 
En España hay un incipiente mercado de conferenciantes. La Agencia lid se jacta de tener en su cartera profesionales de altísimo nivel, como Javier Fernández Aguado, Juan Mateo o José Aguilar. “Todos ellos empresarios y consultores de un nivel internacional” comentan. No obstante, aseguran que de ninguna manera el cachet de estos charlistas, que de media disertan 90 minutos, se acerca a lo pagado a Krugman.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad