Los antiguos accionistas asumen toda la ampliación de Spanair

Sin título

12 de enero de 2010 (18:46 CET)

Los socios iniciales de Spanair han tenido que asumir el desembolso de los 35 millones de euros que faltaban por depositar y que tenían como fecha límite el 31 de diciembre del año pasado. Por lo tanto, uno de los objetivos de la empresa: conseguir nuevos accionistas, no se ha podido alcanzar, según han manifestado a este diario económico fuentes conocedoras de la operación.

En concreto, los 35 millones de euros que estaban pendientes de desembolsar los ha aportado la sociedad Iniciatives Empresarials Aeronautiques (Ieasa), que tiene entre sus accionistas la sociedad Volcat 2009, con un 31,9% y que a su vez está participada por los socios de la entidad empresarial y catalanista FemCat; otro 31,9% de Eieasa es de Turisme de Barcelona; Catalana d'Iniciatives tiene el 25,5% y Fira de Barcelona el 10,6%. En total, el 80,1% de Spanair es de Ieasa y el resto, el 19,9% se mantiene en SAS, la antigua propietaria de la aerolínea.

Las fuentes consultadas no han descartado que Ieasa haya recurrido a un crédito para conseguir los fondos que necesitaba para cerrar la suscripción de capital, aunque no han querido ampliar dicha información por no ser directamente un tema de la empresa y si de los socios.

Crédito de SAS

Por otra parte, Spanair ha recibido otra inyección de capital en forma de crédito concedido por SAS. Se trata, según las fuentes consultadas por economiadigital de un crédito que se apalabró con la aerolínea escandinava cuando se cerró la venta al grupo catalán. Concretamente se acordó que si se conseguía cubrir la ampliación de capital, SAS concedería a su vez los citados 30 millones, que nada tienen que ver con las aportaciones de Ieasa ni con la entrada de nuevos titulares. De hecho, la empresa catalana de aviación ya ha dispuesto de los fondos del crédito de SAS en los últimos meses para realizar tareas urgentes como la reestructuración de plantilla que ha afectado buena parte de los trabajadores que originalmente tenía la empresa cuando estaba radicada en Palma de Mallorca.

Al margen de la ampliación de capital, la empresa catalana sigue pugnando por mejorar su situación económica con financiación externa. En este sentido, prevé ingresar un crédito de 50 millones de euros que negocia con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y que podría estar listo antes de que finalice enero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad