Los bancos unifican el pago con tarjetas en un solo sistema

stop

La nueva sociedad aglutina casi 65.000 cajeros y unos 70 millones de tarjetas

Tarjeta con tecnología Contactless de CaixaBank

Madrid, 20 de junio de 2016 (09:32 CET)

Las entidades financieras españolas prosiguen con su estrategia para ahorrar costes. El último paso ha sido la unificación de Servired, 4B y Euro 6000, los tres sistemas de medio de pago. Los bancos que operan con cada uno de estos sistemas ya han dado el visto bueno a la operación.

Esta fusión se desarrolla de forma paralela a la creación de Bizum, la plataforma de pago con móvil de pequeñas transferencias.

La nueva sociedad nacería con 64.650 cajeros automáticos, según los datos de 4B, Servired y Euro 6000. De ellos, 4B aportaría 12.752 terminales, Servired 33.800 y Euro 6000 unas 18.098 máquinas.

El número de tarjetas ascendería a unos 70 millones de unidades entre crédito y débito, también según los datos que aportan las propias firmas. El número más elevado lo aporta, como es lógico (tiene más socios) Servired, con 40 millones de plásticos, seguido de 4B, con 20 millones, y por último Euro 6000, con casi 10 millones.

El escollo de Competencia

A partir de ahora, según Cinco Días, las entidades han encargado a KPMG, N 1 y Boston Consulting que realicen el nuevo plan de negocio para remitirlo en septiembre a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La integración de estos esquemas de medios de pago tiene ahora más sentido que hace ocho años, cuando 4B y Servired ya intentaron su unión. La política de comisiones por sacar dinero en los cajeros ajenos, que además se encuentran reguladas, han desactivado casi por completo las ventajas que suponía para el cliente operar en los terminales del mismo sistema, salvo en el caso de Euro 6000.

Los directivos de los bancos que se ocupan de este segmento del negocio llevan desde diciembre del pasado año trabajando en este proyecto, aunque no ha sido hasta finales de febrero cuando se designaron los equipos de trabajo para comenzar a dar forma a esta iniciativa.

El escollo de esta operación son las reticencias de la CMNC. Ya en 2011 la unión de 4B y Servired se vio frustrada por la entonces Comisión Nacional de la Competencia (CNC). Competencia entiende que la fusión de los tres sistemas de medios de pago puede crearía un monopolio y restaría beneficios competitivos a los clientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad