Los bonus de los banqueros se mudan a los paraísos fiscales

stop

17 de septiembre de 2009 (14:04 CET)

La intención del G-20 de imponer límites a las retribuciones de los altos ejecutivos de las entidades financieras no ha sentado nada bien en el sector. Algunos de estos responsables quieren mantener sus privilegios y, para conseguirlo, no han dudado en cambiar de lugar de trabajo y marcharse, aunque sólo sea virtualmente y gracias a un cambio de contrato, a paraísos fiscales.

Según informa este jueves el diario británico The Times, un total de 45 ejecutivos de Barclays han empezado a trabajar para una sociedad recién fundada en las Islas Caimán para evitar de esta manera que sus retribuciones se puedan ver limitadas, en un futuro más o menos próximo, por la Unión Europea. La nueva empresa, de nombre Protium, está vinculada a Barclays y se encargará de gestionar activos tóxicos de la entidad por valor de 8.350 millones de euros.

Por llevar a cabo esta tarea tan ardua, los ejecutivos fichados por esta sociedad paradisíaca, que seguirán trabajando para Barckays, cobrarán un mínimo de 271 millones de euros en los próximos diez años. Ahora bien, podrían llegar a cobrar más si los activos tóxicos desviados a Protium se revalorizan durante este tiempo.

No obstante, el caso de los exempleados de Barclays no es el único. Una veintena de altos cargos de Société Générale abandonaron la empresa para recalar en un hedge fund de nombre Nexar Capital por el mismo motivo: mantener intactas sus retribuciones.

En este caso, pues, las trampas han llegado incluso antes que la propia ley. Y es que ya dicen que quien no corre vuela.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad