Los hombres de negro piden la “supervisión estricta” de los bancos españoles

stop

INFORME FINANCIERO

03 de junio de 2013 (17:49 CET)

El peligro no se ha evaporado, aunque hay significativos avances. Los llamados hombres de negro han estado en España en las últimas semanas, y ya tienen un veredicto sobre el sistema financiero. La Comisión Europa, el Banco Central Europeo y el FMI aseguran en su comunicado que los riesgos del sector bancario se mantienen “elevados” y que es necesario mantener la vigilancia y una “supervisión estricta”.

Pero el plan se saneamiento sigue en marcha. Es un buen síntoma, aunque todo se pueda torcer si varía alguna circunstancia. Los hombres de negro que han analizado el sistema financiero consideran que todo avanza según lo previsto. “En particular, las medidas de recapitalización del sector bancario y de las transferencias de activos al Sareb han dado un importante impulso a la liquidez y la solvencia del sistema", se asegura en el tercer análisis sobre el sector en España.

Menor prima de riesgo

El documento destaca que los mercados están respondiendo, con una prima de riesgo notablemente por debajo del nivel que tenía en el inicio del programa. Y es que hace casi un año –en julio de 2012-- que se aprobó el rescate bancario dotado con 100.000 millones, aunque se dispuso, por el momento de 40.000 millones de ese total. La prima de riesgo ha pasado en ese lapso de 600 puntos a rondar los 300 puntos.

Pero todavía hay riesgos y amenazas para la economía española. Esos peligros se podrían paliar, según el informe si se aplican algunas medidas, que, de hecho, las está pidiendo el Gobierno español. Por un lado, la aplicación de la unión bancaria, aprobada, también hace un año por el Consejo Europeo, pero modificada después por la cancillera alemana Angela Merkel. También se podría paliar la situación con una política monetaria más relajada, que ya está aplicando el BCE, que bajó en 25 puntos básicos los tipos de interés.

El papel del Banco de España

España, sin embargo, también puede acometer política propias. Y a ello hace referencia la troika cuando se refiere a la “supervisión estricta”, que debería llegar de manos del Banco de España. Los hombres de negro valoran, precisamente, la política de seguimiento del organismo bancario respecto a los créditos refinanciados y reestructurados. “La aplicación rigurosa de estos criterios debería ayudar a asegurar una provisión adecuada para las pérdidas", se asegura.

La troika, tras diferentes reuniones con representantes institucionales y del sector privado, presentará sus conclusiones completas a principios de julio. Pero seguirá pendiente de la cuestión. En septiembre habrá un cuatro informe sobre el sector, demostrando que las instituciones europeas no quieren dejar ni por un segundo que España se desvíe del camino trazado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad