Los inversores recelan de Puigdemont y venden la deuda española

stop

Optan por cobijarse en el bono alemán ante las dudas que generan las proclamas independentistas del nuevo presidente de la Generalitat

Carles Puigdemont, nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña. / EFE

Madrid, 11 de enero de 2016 (11:05 CET)

El dinero es miedoso y lo ha vuelto a demostrar. Tras consumarse la investidura de Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, los inversores han acelerado la venta de deuda española.

Y lo hacen a tres días vista de que el Tesoro acuda al mercado, por primera vez en 2016, para intentar reducir los costes de una nueva emisión de bonos con vencimiento a tres, cinco y siete años.

La prima, en 122

En los primeros compases de la sesión, tras la investidura de Puigdemont, la prima de riesgo española cotiza levemente al alza, con cerca de los 122 puntos básicos, por encima de los 120 puntos con que cerró el viernes.

El interés que se ofrece a los inversores por los títulos españoles a diez años se eleva al 1,712% desde el 1,710% previo, en tanto que el rendimiento del Bund alemán del mismo plazo se mantuvo en el 0,515 % sin apenas moverse desde el viernes.

Si se compara la situación con el bono italiano, el diferencial de la deuda española respecto al transalpino se amplía de nuevo hasta alcanzar los 20 puntos básicos, muy por encima de los apenas cinco puntos en que ese diferencial se situaba en los días previos al 20D.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad