Los medios ingresan un 22% menos hasta septiembre

stop

25 de enero de 2010 (14:09 CET)

El 2009 fue un año aciago para los grandes grupos de comunicación españoles. Todos, sin excepción, registraron una fuerte caída de sus ingresos, ya que facturaron muchísimo menos en publicidad y, en el caso de la prensa escrita, las ventas de ejemplares se redujeron como nunca.

Las cuentas hablan por sí solas. Los ingresos de los principales grupos mediáticos españoles se redujeron de media un 22,85% en los nueve primeros meses de 2009 en comparación con el mismo periodo de 2008. Pero algunos resultados son más sangrantes que otros. Así, por ejemplo, Telecinco vio reducir su facturación un 41,18%, hasta los 432.250 millones, frente a los 734.890 conseguidos en 2008. No obstante, estos resultados no le impidieron comprar Cuatro, el canal en abierto de televisión de Prisa, aunque, eso sí, mediante intercambio de acciones y pagando sólo 500 millones en efectivo.

A mucha distancia, el segundo grupo más perjudicado por la caída de ingresos fue Prisa, que facturó 2.428 millones, un 21,24% menos. No obstante, estos resultados, sumados a la deuda astronómica que arrastra el grupo liderado por Juan Luis Cebrián, fueron más que suficientes para que el grupo iniciara una carrera para vender algunos de sus activos más preciados, como el canal en abierto Cuatro a Telecinco, el 25% de Santillana al fondo de capital riesgoDLJ y el 35% de Media Capital.

Por su parte, la empresa editora de El Mundo, Unedisa, tampoco escapó de las zarpas de la crisis y redujo su facturación un 20,35% hasta los 372,2 millones. Antes ya de que se produjeran estos resultados, la empresa capitaneada por Pedro J. Ramírez presentó un ERE para despedir a 180 personas y ajustar a la baja los salarios.

Y, por último, de entre los grandes grupos, Vocento sufrió menos la caída de ingresos pero tampoco se salvó de las reestructuraciones. El grupo facturó 553,6 millones, sólo un 13,1% menos, y en su buque insignia, el diario ABC, tuvo que prescindir de 133 trabajadores y recolocar a otros 75. Además, el grupo vasco compensó una parte de las pérdidas con la venta de su participación en Telecinco.

Por lo que respecta a los grupos catalanes, es más complicado conocer sus cuentas, puesto que no son empresas cotizadas. No obstante, ED publicó en su día que La Vanguardia había cerrado 2008 con unas pérdidas de 7,2 millones de euros, una vez descontados 1,2 millones en ingresos financieros y otros 4,4 en beneficios fiscales. Fue la primera vez que el histórico rotativo barcelonés cerró un ejercicio con números rojos, por lo que el Grupo Godó tuvo que iniciar un proceso de reestructuración que supuso la salida pactada de varios redactores y la aplicación de un ERE para los servicios administrativos que aún no está cerrado.

En todo caso, si los resultados parciales ya permiten apreciar la debacle de los medios de comunicación en España, las cuentas del conjunto de 2009 sólo servirán para constatar que la crisis todavía no se ha acabado para ellos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad