Los Miarnau ganan por KO la batalla de las adjudicaciones

stop

18 de enero de 2010 (13:23 CET)

La reducción de las licitaciones de obras por parte del ministerio de Fomento, que ya en 2008 disminuyeron un 25%, hasta los 6.754 millones de euros, afectó a todas las grandes empresas del sector, excepto una. Así, mientras ACS, FCC, Acciona, Ferrovial y Sacyr vieron como el volumen de sus adjudicaciones se reducía, la catalana Comsa, propiedad de la familia Miarnau, aumentaba significativamente las suyas.

Según los datos publicados este lunes por Expansión, Comsa (ahora fusionada com Emte) tenía a principios de 2009 adjudicaciones por valor de 320,7 millones de euros por parte del Ministerio de Fomento, frente a los 231,2 a principios que sumaba el año anterior. Es un incremento del 38,7%. Pero, además, la empresa de los Miarnau consiguió que las obras adjudicadas por el conjunto de las administraciones públicas alcanzaran a principios de 2009 los 675,5 millones, un 49% más que en 2008.

Comsa, pues, fue absolutamente a contracorriente, puesto que todas sus competidoras, empresas, hay que recordarlo, más grandes y con más volumen de negocio, vieron como se reducía su cartera de adjudicaciones, al menos en volumen. Así, ACS pasó de tener en cartera 1.344,5 millones en obras adjudicadas por Fomento a principios de 2008 a sólo 893 a principios de 2009, esto es, un 33% menos. Del conjunto de administraciones, la empresa de Florentino obtuvo un 24% menos.

Otro tanto pasa con FCC, presidida por Esther Koplowitz, que de adjudicarse 2.301 millones en obras en 2007, se quedó en los 1.801 de 2008; o con Acciona, que de una cartera de 1.600 millones pasó a otra de 1.325.

Comsa, pues, pasó la mano por la cara a sus rivales más directos en el mercado nacional. Ahora, cuando acabe su fusión con Emte, uno de sus objetivos es crecer, sin prisas, también en el extranjero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad