Los muchos honores de Fèlix Millet

stop

Sin título

26 de septiembre de 2009 (17:48 CET)

Fèlix Millet no era una persona cualquiera dentro de la llamada “sociedad civil” catalana. El expresidente del Orfeó Català reúne en su trayectoria hasta 60 cargos en distintos consejos e instituciones catalanas y honores y títulos del calibre de la Creu de Sant Jordi en 1999 o su nombramiento como Senyor de Barcelona en 2005. ¿Cómo consiguió engañar a tantos y durante tanto tiempo?

Fèlix Millet, perito agrónomo que ya procedía de una familia acomodada –es hijo de banquero y político y nieto de músico- trabajó durante unos años en Fernando Poo dirigiendo plantación compartida con un alto cargo franquista, tal y como recuerda este sábado El Periódico.

A su regreso, Millet pudo beneficiarse de una campaña contra el entonces presidente del Palau, Joan Anton Maragall –tio de Pasqual Maragall- impulsada por los periodistas Àngel Casas, Antoni Batista, Albert Mallofré y Jordi García Soler para apartar a éste de la presidencia de la institución. Las presiones funcionaron y Fèlix Millet relevó a Maragall en la presidencia con el apoyo de un Jordi Pujol que aún estaba en la oposición.
Millet, que también formaba parte de la sociedad de propietarios del Liceu, aprovechaba esta posición para obtener información de los patrocinadores y los ‘robaba’ para el Palau. Mientras el Liceu cuidó siempre tener una programación propia ajustada al presupuesto, el Palau carecía de dirección artística y su modelo se basaba en alquilar la sala a programadores que se quedaban con la taquilla a cambio de una comisión

El acceso a la presidencia del Palau marcó el principio del ascenso de Millet, que logró esquivar en 1983 el escándalo de Renta Catalana aún estando implicado junto a diputados de CiU. Millet se marcó nuevos objetivos: el Barça. Tras liderar la oposición a Josep Lluís Núñez a mediados de los 80, Millet acabó formando parte de la junta de Núñez y del patronato del Barça.

Los excesos de Millet crecían con el paso del tiempo. Siendo presidente de Agrupació Mútua cambió las normas de la entidad y elevó las dietas de los consejeros de 600 a 1.500 euros, pese a que en su anterior cargo como vicepresidente de la mutua destacó por su escasa asistencia a las reuniones. Millet consiguió presidir las filiales de Agrupació Mútua tras el despido de Jordi Conejos, exconsejero delegado, y se puso así al frente de Amci Hábitat y otras filiales como las de mutuas de accidentes o ambulancias, donde comenzó a colocar a familiares, como fue el caso de su yerno.

Los deseos de grandeza no cesaron y con Aznar en el poder se incorporó a la filial de FAES en Catalunya para ganarse los favores del Gobierno. Siguiente objetivo: la Caixa. Millet se obcecó en presidir Bankpyme, empeño que le duró poco, pese a llegar a acceder a la comisión de control de La Caixa en 1996. Millet llegó a presidir esta comisión sustituyendo a Antoni Siurana, que se incorporaba como conseller de Agricultura con Maragall. Durante su tiempo en esta comisión solo levantaba acta de lo que escribían los servicios jurídicos, hasta que en la Caixa consideraron que este cargo y su presencia en Bankpyme eran incompatibles en 2006.

El principio del fin de Millet hay que buscarlo en un accidente que sufrió el coro de cámara de camino a Montserrat y que destapó que el coro no estaba asegurado ni en plantilla. Este suceso fue el detonante que comenzó a destapar algunas de las irregularidades cometidas por Millet.

Casi 40 propiedades en Barcelona, Menorca i el Vallès
Este sábado ha trascendido igualmente que Fèlix Millet acumuló un enorme patrimonio en Barcelona, Menorca y el Vallès. El expresidente del Orfeón Catalán y de la Fundación y exvicepresidente del Consorcio del Palau de la Música aparece como titular de 38 propiedades únicamente a su nombre o bien compartidas con su mujer, Marta Vallès Guarro, o también con su hija, Clara Millet Vallès, y su yerno, Xavier Rafart Roig.

Millet acumula así seis viviendas donde es titular: una en Barcelona, dos en l'Ametlla del Vallès, dos en la Garriga y una en Fornells. Para dar una idea de este patrimonio, el piso de Barcelona, ubicada en la calle Major de Sarrià 125, está valorado en 1.508.978 euros. En la Garriga, Millet cuenta con dos viviendas y tres parkings que adquirió en julio de hace dos años y que están valorados en 740.568 euros.

Las posesiones en la isla de Menorca, concretamente en Fornells, consisten en una vivienda en Es Castell, de 48 metros cuadrados y dos fincas urbanizables, una de 524 metros cuadrados y otra de 645, en Ses Vinyes de Fornells.

Millet también figura como propietario de cuatro fincas agrícolas de l'Ametlla del Vallès y doce terrenos edificables, básicamente en la urbanización la Miranda, y de tres más agrícolas con una parte edificables, ubicadas todas ellas en los terrenos de Can Millet.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad