Los pasos a seguir para contratar un seguro de vida con la hipoteca

stop

La inclusión de un seguro es una opción recomendable, aunque hay que tener en cuenta los derechos del usuario y la letra pequeña de los bancos

Los seguros de vida son una opción habitual con las hipotecas

19 de enero de 2016 (14:42 CET)

La contratación de un seguro de vida al gestionar una hipoteca no es obligatorio, eso hay que tenerlo claro, por lo que nadie puede condicionar la aprobación de este producto a la vinculación o no del mencionado seguro.

No obstante a lo anterior, la inclusión de un seguro de vida o de invalidez siempre es conveniente, aunque se tenga que pagar un poco más por el hecho de permitirle a la persona o a sus herederos el quedar cubiertos ante accidentes o muerte.

Es muy probable que la entidad bancaria donde se tramite la hipoteca siempre incluya por defecto un seguro de vida, por lo que en caso de no quererlo debe señalarse expresamente para que sea retirado dicho servicio accesorio.

Las mejores condiciones y cobertura

El problema de la contratación del seguro no radica en si conviene o no contar con la cobertura en cuestión, sino más bien en saber si las condiciones son las mejores por las que se puede optar considerando el valor asociado a ellas, ¿ofrecen la mejor cobertura los bancos?

Al problema de las coberturas y beneficios se suma el hecho de que muchas instituciones bancarias se preocupan de ofrecer hipotecas (con seguros) a un interés bajo, pero que al no comprometer seguros sube inmediatamente, por lo que a pesar de no ser obligatorio desincentivan su exclusión recargando el interés del producto principal.

Derechos del contratante

Cuando se ha decidido optar por incluir los seguros de vida a la hipoteca, hay que tener presente que existen ciertos derechos para el contratante que deben conocerse, como por ejemplo la opción de que se pueda elegir entre pagos anuales o una prima única, en caso de no ser así se considera dicha circunstancia como una situación que atenta contra las buenas prácticas, es decir, desleal.

No obstante, lo más recomendable es evitar la prima única y optar por seguros de renovación anual, de forma que tengamos la posibilidad de sustituirlo por otro más económico o con mejores coberturas en el futuro.

Otro aspecto interesante es que el banco no puede comprometer al tomador del seguro por más de 10 años a una prima única, aunque sí pueden pactarse prórrogas. Quienes necesiten un consejo para buscar hipotecas convenientes tendrán que fijarse en que tengan la menor cantidad de seguros involucrados, y luego analizar el tipo de interés, conocer si existen impedimentos para dejar fuera los seguros y mantener el interés original ofrecido, y por último hacer el ejercicio de cotizar y comparar todas las opciones del mercado con o sin seguros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad