Los préstamos a Hábitat, Dogi, Ercros y La Seda disparan la mora del ICF

stop

26 de junio de 2009 (14:25 CET)

Al Institut Català de Finances (ICF) le toca bailar con la más fea. Y es que cuando ninguna entidad privada concede crédito, al ICF, como entidad de capital público, le toca arrimar el hombro. Empresas en una situación complicada como son Hábitat, Dogi, Ercros o La Seda han recurrido al Institut para obtener liquidez y su falta de solvencia ha acabado por disparar la mora de la entidad.

Su política, centrada en financiar “proyectos estratégicos” para el territorio, más que en criterios de rentabilidad, le ha llevado a incrementar su mora hasta el 5,3%. El ICF registró en 2008 una tasa de morosidad que dobla la tasa media de los bancos (2,81%) y supera ampliamente incluso la de las cajas (3,8%), centro del debate en torno a la salud del sistema financiero español.

Y es que las restricciones al crédito por parte de la banca privada han llevado a que las solicitudes de préstamos al ICF hayan crecido un 32,8% durante el año pasado con respecto al anterior. La apuesta del ICF por los proyectos estratégicos para el territorio le han llevado a conceder préstamos de gran cuantía a empresas que hoy protagonizan la actualidad informativa catalana por sus desmanes en la gestión o su difícil viabilidad.

Así, el ICF prestó 150 millones de euros para la compra de Ferrovial Inmobiliaria por parte de Hábitat y han quedado 78 millones de euros por cobrar tras el concurso de acreedores que presentó la inmobiliaria. No es el único caso. Otros de los “proyectos estratégicos” que el ICF ha financiado son las nuevas instalaciones de la textil Dogi en El Masnou, actualmente en proceso concursal, mediante un crédito de 8,5 millones de euros. La Seda y Ercros, ambas sumidas en graves problemas económicos, han sido también beneficiarias de créditos por parte del ICF.

De esta forma, no es extraño que el “banco” de la Generalitat haya cuadriplicado su morosidad en 2008, puesto que ha pasado de tener una tasa del 1,4% en 2007 al 5,3% que registró a finales del pasado año.
No obstante, desde el Departamento de Economía y Finanzas destacan que la entidad dispone de una cobertura del fondo de insolvencias del 85%, por encima de la que tienen cajas de ahorros (60%) y bancos (81%). Sin embargo, este fondo se ha visto reducido durante 2008 ya que el año anterior alcanzaba el 149%.

El Ejecutivo catalán aprobaba esta misma semana las cuentas de la entidad. El ICF cerró 2008 con un beneficio de 100.000 euros, un 85,8% menos que en el ejercicio anterior. No obstante, su actividad aumentó un 7,1% y realizó préstamos por valor de 1.135 millones de euros, de los que el 56% corresponde a préstamos sindicados y bilaterales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad