Los sindicatos de Agbar esperan la propuesta por escrito de la compañía

stop

Ángel Simón

15 de febrero de 2010 (19:09 CET)

Los sindicatos de Aguas de Barcelona conocen desde la semana pasada la intención de la compañía de reducir su plantilla en 203 personas, algo más de una quinta parte del total. Pero se quejan porque la empresa sólo les ha comunicado sus intenciones de viva voz, sin ningún papel por medio en el que conste ni cómo ni cuándo se va a poner en marcha este proceso. Sus diferentes portavoces aseguran que la semana que viene la empresa les ha prometido su propuesta de reestructuración por escrito.

Las fuentes sindicales consultadas se han mostrado recelosas por la manera en que la empresa ha empezado a tratar el ajuste laboral, como por ejemplo el hecho de que les convocara por separado entre el martes y el jueves de la semana pasada, y no como hasta ahora solía ser habitual, ya que la dirección dialogaba normalmente con el comité intercentros formado por UGT, CCOO y ATAB-USO (Asociación de Trabajadores de Aguas de Barcelona).

En los encuentros, la compañía especificó que de las 203 bajas, de las que ya informó ED el jueves, un 70% iban a ser prejubilaciones y el 30% restante despidos. Y parece que la única explicación que la compañía dio para justificar esta decisión fue, en palabras de uno de los asistentes, “es que vamos mal”, argumento que, como era de esperar, no ha gustado a los sindicatos, que recuerdan que el grupo “tiene beneficios y ha repartido muchos dividendos extraordinarios”.

No obstante, a pesar de estos encuentros, desde la han negado que tengan previsto despedir a nadie. Según cuentan fuentes oficiales, lo único que está haciendo Agbar en estos momentos es un informe en el que se quiere tener blanco sobre negro cuál es la estructura de la plantilla hoy por hoy.

De todas formas, Aguas de Barcelona no será la primera empresa del grupo Agbar donde se van a producir despidos. Coincidiendo en el tiempo con su OPA de exclusión en la bolsa, hace ahora un mes, en el Grupo Agbar, que cuenta con casi 15.000 trabajadores, se empezó a registrar un lento degoteo de despidos, casi insignificante, por el que se ha prescindido de unas 40 personas en toda España dedicadas al mantenimiento de la red. Estas bajas empezaron a provocar el malestar de los sindicatos, que ahora se ha incrementado.

A raíz de la situación generada tanto por estos despidos como por el anuncio de la reducción de la plantilla de la compañía matriz del grupo, los sindicatos han convocado una manifestación el próximo día 20 de febrero al mediodía en la plaza Catalunya de Barcelona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad