Los sindicatos denuncian una nueva pérdida de poder adquisitivo

stop

El Gobierno quiere desligar la vinculación de los salarios al IPC

Una compradora de alimentos en un supermercado.

15 de enero de 2013 (12:38 CET)

Los asalariados volverán a perder poder adquisitivo en 2013, según las últimas estimaciones de los sindicatos con los datos del IPC de 2012 en la mano.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha cerrado el año al 2,9%. Pero este incremento de los precios no se traduce en una subida salarial equiparable. Por ello, los sindicatos alertan del deterioro que sufrirán los trabajadores en la capacidad de compra durante este año.

En concreto, Comisiones Obreras (CCOO) señala que en 2012 se han registrado 2.611 convenios con un incremento medio salarial inicialmente pactado del 1,29%, muy lejos del casi 3% del incremento del IPC. El sindicato denuncia que las cláusulas de garantía salarial siguen situadas en el menor nivel de cobertura de los últimos años, y que la negociación colectiva sólo alcanza a la mitad de los trabajadores cubiertos habitualmente.

Prácticas de indexación

Pero lo cierto es que la vinculación salarial al IPC podría tener los días contados. Este martes, el Secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre (PP), ha pedido que se "minimicen" las prácticas de indexación, entre las que se encuentra esta vinculación, tanto en la administración pública como en las empresas.

El dato de diciembre "refleja la ausencia de tensiones inflacionistas por la coyuntura económica y la moderación salarial", según Jiménez, quien también ha augurado que en el próximo año se "corrija el efecto escalón" provocado, principalmente, por la subida del IVA y por el copago sanitario.

Desafío a los empresarios

Pero los sindicatos advierten del peligro que corre el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2012-2014 (AENC) si los empresarios no consolidan las tablas salariales de 2013. El documento pactado contempla la subida inicial de 2012 y el comportamiento de la inflación. Por ello, los representantes de los trabajadores instan a buscar soluciones con las que hacer frente a la “asfixia de muchos hogares” y revertir la actitud de los empresarios que han tachado de "poco comprometida”.

En negociaciones anteriores, sindicatos y empresarios acordaron que los salarios no podrían exceder del 0,5%. Asimismo, establecieron que la tasa se debería actualizar en función al exceso de la variación anual del IPC de diciembre sobre el objetivo de inflación del Banco Central Europeo del 2%.

Economía profundamente deprimida

Por su parte, Unión General de Trabajadores (UGT) destaca que el índice de precios sumado al resto de indicadores económicos --como la elevada tasa de paro y la caída del ahorro familiar--, provocan una economía “profundamente deprimida” y sin visos de mejorar a corto y medio plazo.

Señala que, mientras el nivel de consumo de los hogares españoles cayó el 2% en el tercer trimestre de 2012, y el de las administración públicas el 3,9%, no se ha podido contener los niveles de crecimiento de los precios. Por ello, el mismo día que se confirman los datos del IPC de 2012, UGT denuncia que el coste del proceso de ajuste en la economía española recaiga sobre los trabajadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad