Los trabajadores españoles, los más pobres de Europa tras rumanos y griegos

stop

CCOO certifica que el 12,3% de los empleados sufren carencias económicas frente al 9,1% de la media europea

20 de octubre de 2014 (14:26 CET)

La tasa de pobreza entre los trabajadores españoles se aleja de la media europea. La Fundación 1º de Mayo de CCOO ha remarcado los datos del Eurostat que muestran cómo el 12,3% de los empleados sufren carencias económicas. Concretamente, viven en hogares donde los ingresos totales se sitúan por debajo del umbral de la pobreza a pesar de disponer de una retribución estable. Es el tercer porcentaje más destacado de la Unión Europea. Sólo le supera Rumanía (19,1%) y Grecia (15,1%).

La pobreza laboral de España siempre está por encima de los niveles comunitarios, indica el sindicato. El problema surge cuando en 2012, año de los últimos datos estadísticos disponibles, la brecha se amplía hasta superar los tres puntos. Sólo el 9,1% de los empleados en la UE sufren una situación parecida.

Los autónomos, los más perjudicados

Los autónomos son los que se llevan la peor parte. El 35,5% de los trabajadores por cuenta propia son pobres, lejos del 23% de la media europea. La tasa se sitúa en el 15,2% en los empleados temporales y en el 5,4% en los indefinidos. Ambos son los índices más parecidos al resto de países de los 28: del 14% y del 5,5%, respectivamente.

La pobreza laboral se acentúa entre los empleados con contratos de menos de un año, quienes tienen una trayectoria “inestable” y entre los trabajadores a tiempo parcial (19% frente al 11% a tiempo completo).

Jóvenes

El estudio de CCOO también constata que los jóvenes son el colectivo con más posibilidades de tener que lidiar con carencias económicas a pesar de contar con un contrato.

También muestra cómo los hogares con mujeres trabajadoras son menos pobres y que las personas con mayor formación son quienes salen más airosas de la fotografía general del empleo en el país. Con todo, los índices en estos colectivos también están por encima de la media europea.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad