M. Garrigasait: "Invierto en compañías a buen precio y sin endeudamiento"

stop

"El Banco de España ha sido muy permisivo con bancos y cajas"

Sin título

20 de agosto de 2009 (14:14 CET)

Marc Garrigasait (41) tiene ya una larga trayectoria como analista financiero y gestor de patrimonios, primero en Caixa Catalunya y desde hace unos cuantos años por su cuenta. Dirige en estos momentos Koala, la tercera sicav del año por rentabilidad. Sus opiniones, a veces controvertidas pero siempre originales, pueden seguirse en el blog que actualiza prácticamente cada día. Su visión sobre el momento en que estamos y lo que nos espera es pesimista.

La entrevista la realizamos en su despacho el miércoles 19 de agosto y resulta casi profética, al menos en un punto: habrá inevitablemente subida de impuestos. Hoy, uno de los hombres fuertes del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, ya lo ha advertido. Pero, mientras tanto… ¿qué hacer?: “Yo invierto en compañías que no tengan endeudamiento y estén a buen precio”.

Garrigasait está convencido de que nos enfrentamos a un escenario muy difícil, en el que tendremos que asumir la ya mencionada subida de impuestos (“nunca antes había habido tanto gasto público y en todas las economías a la vez; quizás había que hacerlo pero las cifras son descomunales”), más subidas del paro (“estamos ante un exceso de capacidad productiva, que llevará mucho tiempo ajustar a la demanda, lo que hace que el paro crezca en casi todos los países, aunque en unos más que en otros”) y a una creciente politización e intervencionismo en la economía (”se han roto todos los equilibrios económicos y, abierto el dique, el dirigismo político está llegando a rincones donde antes nunca había estado”).

¿No hay otra salida? “No creo, esta crisis, que será la más larga que nunca antes hayamos tenido, es una crisis creada por el excesivo endeudamiento y ante la que estamos reaccionando con un mayor endeudamiento –de los estados- o generando dinero nuevo desde los bancos centrales, que en algún momento habrá que reducir o retirar”.

Esta descripción tan negativa no pretende únicamente culpabilizar a los políticos, pues cree que es quizás lo que había que hacer, evitar que el enfermo muriera antes de pensar en cómo le curábamos la enfermedad, pero eso no evita sus críticas: “el exceso de dinero está provocando nuevas burbujas, como la bolsa china o determinadas acciones, a la vez que estamos emitiendo una mala señal: ayudamos a los que lo han hecho mal y con esas ayudas se ponen otra vez a actuar en el mercado perjudicando a los que no lo habían hecho tan mal que por lo tanto necesitarán más ayudas”.

Aunque Garrigasait se tienta los machos antes de señalar con el dedo a nadie, no duda en afirmar que el Banco de España está siendo demasiado permisivo con bancos y cajas: “Es que quién destapa la situación de la Caja Castilla La Mancha son los auditores, no el Banco de España, y de hecho la habían permitido dar resultados positivos cuando la situación ya era a todas luces muy complicada. Creo que Miguel Ángel Fernández Ordóñez se está mostrando excesivamente comprensivo con el sistema financiero”.

“De hecho –asegura- estoy convencido, como ya escribí en un post, de que si el Banco de España fuera estricto con los activos dudosos, los bancos españoles también estarían dando pérdidas en muchos casos. Y esta situación lo que hace es que no se esté limpiando el sistema como debiera. ¿Cómo podemos entender, si no, que en la situación actual haya bancos que están manteniendo o aumentando sus dividendos?”

Le apuntamos que parece que la morosidad está más o menos creciendo a unos niveles bastante contenidos y dice que lo peor seguramente está por llegar: “El 35 ó el 40% del saldo hipotecario vivo actual proviene de los momentos más álgidos del boom, entre el 2006 y el 2008. Pero si acabo de mirar el balance de un banco español que presenta en la partida de préstamos (empresas, particulares…) un saldo de 66.000 millones de euros y tiene unos recursos propios de 3.400 millones. Ahí hay un problema de solvencia”.

No queremos despedirnos sin pedirle su opinión aunque sea en un escenario muy cortoplacista de la bolsa y de algunas empresas catalanas: “Por el entorno que he descrito, yo pienso que la bolsa está muy cara. Si los bancos centrales retiraran un 20% del dinero que han puesto en circulación, y en algún momento tendrán que empezar a hacerlo, la bolsa caería al menos un 10%. ¿Empresas catalanas? Me gustan Cementos Molins, Grífols, Mango, Tous…”

No parece que los bancos centrales estén dispuestos aún a asumir sus recomendaciones: el gobernador del Banco de Inglaterra acaba de afirmar que será necesario inyectar más dinero al sistema.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad